Publicado: 20.08.2014 11:59 |Actualizado: 20.08.2014 11:59

Los trabajadores de Arturo Fernández protestan en la sede de CEIM por el impago de sus salarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un centenar de trabajadores de las empresas de Arturo Fernández, presidente de la CEIM (Confederación Empresarial de Madrid) y vicepresidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), se han manifestado esta mañana frente a la sede de la patronal para exigir el pago de las nóminas atrasadas y la readmisión de 40 empleados del Grupo Arturo Cantoblanco.

Los trabajadores denuncian no haber cobrado las nóminas de junio, julio y la paga extra de verano además de la liquidación de alrededor de 200 personas. Otros compañeros destacan que llevan sufriendo grandes retrasos desde hace casi un año.

"Lleva un año de pagos atrasados. Que no nos pida paciencia, porque ni los bancos tienen paciencia ni nuestros hijos la tienen tampoco", señala a Público una trabajadora del restaurante del ministerio de Economía y Hacienda que además subraya que les han ingresado un 25% de la paga de verano y siguen sin cobrar la subida salarial de 2013.

"Que no nos pida paciencia, porque ni los bancos tienen paciencia ni nuestros hijos la tienen tampoco"También se manifestaban por los 40 despedidos a causa del cierre de las cafeterías del Grupo Arturo Cantoblanco por las deudas e impagos contraídos con sus clientes.

"Nos enteramos que cerraba la cafetería de un día para otro tras dos meses sin cobrar. Ha sido un despido improcedente. Tras 16 años trabajando en el mismo sitio..." se quejaba a Público una trabajadora del bar de la Asamblea de Madrid. "Nos han dicho que nos vayamos al paro en agosto y que en septiembre nos contratará la nueva empresa que sustituye a la de Arturo Fernández, pero todo esto ha sido de boquilla".

"Que el presidente de la patronal madrileña haga esto, ¡qué ejemplo va a estar dando al resto de los empresarios!", se quejaba Nicolás Mata Prado, responsable de la federación de comercio, hostelería, turismo y juego de CC.OO. de Madrid.

La delegada sindical de Telefónica, Aurora Ávila, se unía a la voz crítica del portavoz de CC.OO. denunciando que el autor de los impagos, retrasos y despidos en las empresas del Grupo Cantoblanco sea el vicepresidente de la CEOE. "Hemos cobrado hoy día 20 de mes y porque ahora nos estamos manifestando. Hay compañeros que han recibido cheques y pagarés en los que no había fondos. Se cree que puede hacer lo que quiera por ser quien es.", sentencia Ávila. 


El Grupo Cantoblanco ha asegurado justo este miércoles que tiene previsto pagar los atrasos del personal trasladado a otros centros, entre septiembre y noviembre próximos y subraya su intención de mantener el empleo de toda la plantilla.

La empresa recalca que está haciendo "grandes esfuerzos" por mantener el empleo de sus 1.400 empleados, que trabajan en gasolineras, hoteles, hospitales y colegios del grupo.

Por último la compañía subraya que la pasada semana llegó a un acuerdo con dos grandes empresas de catering para el traspaso de más de 400 empleados y que en tan solo ocho días ha recolocado a 600 trabajadores.

El grupo Arturo Cantoblanco solicitó el pasado 16 de junio acogerse al preconcurso de acreedores para poder seguir con la operativa del negocio, un complejo entramado de restaurantes, concesiones decatering y restauración en decenas de instituciones públicas e incluso tres hoteles. Según los datos aportados por la propia empresa, el grupo gestiona 135 establecimientos diferentes, sirve 30.000 comidas diarias y emplea a 1.880 trabajadores.

Tras la solicituid del preconcurso de acreedores fuentes financieras han indicado que la deuda del grupo Arturo Cantoblanco asciende a 16,1 millones de euros, principalmente con cuatro entidades: Banca March, con más de 6,3 millones; Banco de Santanter, otros 2,6 millones; una cifra similar con Bankia y otros 2,1 millones con CaixaBank. Además,Hacienda y la Seguridad Social le reclaman deudas que suman unos 50 millones de euros.Hace un año el grupo anunció una ampliación de capital entre 50 y 70 millones, aunque no se hizo público que mercantiles suscribieron esas cantidades.

En los últimos meses Arturo Fernández ha tenido problemas con la concesión del cateringy restauración en diversas instituciones públicas. En enero no renovó el contrato que le vinculaba al Congreso de los Diputados desde hacía más de 20 años y recientemente la Consejería de Sanidad madrileña le ha retirado de forma fulminante el servicio de cafetería y catering en el Hospital Infanta Leonor en Madrid. Una situación similar ha ocurrido con el servicio que prestaba en el Club de Campo de la Villa de Madrid. También ha perdido el emblemático restaurante del Teatro Real madrileño.


http://www.quoners.es/debate/Do-you-think-that-any-healthy-person-of-working-age-should-have-a-job-provided-by-the-State-if-heshe-cannot-find-one