Publicado: 05.05.2014 13:18 |Actualizado: 05.05.2014 13:18

Los trabajadores denuncian que Coca-Cola ha cerrado un tercio de las plantas europeas en 4 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Lo que está pasando en España con el Expediente de Regulación de Empleo es simplemente el último episodio y uno de los más graves, pero estas restructuraciones se están dando por toda Europa y siempre con la misma fórmula: sin contar con los trabajadores y atacando a los sindicatos", ha afirmado hoy Enrico Somaglia, responsable de políticas de empresas del sindicato Europeo de Alimentación, Agricultura y Turismo (EFFAT), durante las protestas que un centenar de trabajadores de Coca-Cola han llevado a cabo ante la Torre de Cristal de Madrid, sede de Iberian Partners, socia embotelladora de la marca en la península.

El ERE de Iberian Partners ha afectado a 1.190 trabajadores y ha supuesto el cierre de cuatro plantas en España. Somaglia ha denunciado que en los últimos 4 o 5 años, las plantas embotelladoras de Coca-Cola en Europa han pasado de unas 120 a alrededor de 80, un 30% menos. "Hace unas semanas se anunció el cierre de 7 plantas en Alemania", ha continuado, "en Italia se han producido 500 despidos" tras el cierre de otra planta, mientras que en Grecia las fábricas se han reducido de 11 a 4 en los últimos años. Recortes similares se han producido en Francia, Bélgica o Portugal.

Somaglia teme que "la visión 2020" de Coca-Cola, con la que pretende duplicar sus ingresos en todo el mundo, pase por seguir "optimizando y restructurando" tal y como se ha venido haciendo hasta ahora, "destruyendo empleo y atacando los derechos laborales de los trabajadores". Para el sindicalista italiano, la tendencia de la marca es seguir reduciendo las subdivisiones de embotellado, incluso hasta llegar a instaurar "una única cadena de sumnistro en Europa". Esta política repercutiría "muy negativamente" en el empleo y sería especialmente grave teniendo en cuenta que el grupo Coca-Cola "tiene una condición financiera muy sólida y sigue generando muchos beneficios", por lo que ha demandado un poco más de "responsabilidad social".

Los trabajadores de la fábrica de Fuenlabrada, que contaba con 589 empleados sin contar a los fijos-discontinuos, han mantenido las protestas por un ERE que consideran ilegal. Se han mostrado esperanzados por la resolución de la inspección de trabajo, que detectó irregularidades que serán tenidas en cuenta por el tribunal que analizará la legalidad del procedimiento el próximo 3 de junio.

Además, han anunciado que gracias a la colaboración de los sindicatos europeos y las redes sociales, el boicot contra los productos de la compañía ha traspasado fronteras. "La solidaridad, que antes estaba instalada solo en Madrid, ya está saltando al resto de Europa" ha afirmado Juan Carlos Asenjo, portavoz de CCOO de Coca-Cola Fuenlabrada. "El conflicto se está difundiendo, se conocen los planes de la marca y la solidaridad con todos los movimientos en contra del consumo de los productos de la marca Coca-Cola es general".

Asenjo ha explicado que pese a la estrategia de la patronal de negar el impacto del boicot, representantes de Coca-Cola reconocieron ante la inspección de trabajo que "en algunos casos los camiones salían con un 40, un 50% de producto menos". "Ahora la patronal ha pasado a desmentirlo todo, a negarlo, cada vez va a ir a peor. Ahora entramos en campaña, ya hace calor y las pérdidas van a ser cada vez mayores".

Por ello, los trabajadores han realizado un llamamiento para "poner fin a esta sinrazón", ha expresado el secretario de acción de acción sindical Fitag-UGT, Ramón Ruiz. "No vamos a parar de pelear. Queremos que en la empresa se negocie un plan y no como ha hecho, que ha venido con su plan decidido sin ninguna voluntad de negociar".