Publicado: 27.03.2014 12:50 |Actualizado: 27.03.2014 12:50

Los trabajadres de Coca-Cola de Fuenlabrada volverán a marchar hasta la Puerta del Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conflicto en Coca-Cola Iberian Partners, empresa embotelladora del refresco en España, "sigue vivo porque nunca dejó de estar", ha dicho este jueves la secretaria general de la Federación Agroalimentaria de CCOO de Madrid, Esperanza Hernández" en rueda de prensa, junto a varios miembros del comité de empresa de la fábrica de Fuenlabrada y al secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún; sobre la actual situación del proceso por el que la empresa pretende cerrar cuatro fábricas en España, entre ellas la de Fuenlabrada, en Madrid.

Hernández ha asegurado, después de que su sindicato impugnase el ERE ante la Audiencia Nacional, que siguen "en la misma línea" y que en Madrid hay movilizaciones de los trabajadores de la fábrica, que llevan ya 56 días en huelga indefinida, "todos los días". "Continuamos con el conflicto y, por eso, este jueves nos sumaremos a la manifestación de los estudiantes en Madrid", ha añadido Juan Carlos Asenjo, miembro del comité de empresa por CCOO en la planta madrileña.

En ese sentido, Asenjo ha recordado que los trabajadores volverán a marchar a pié desde la fábrica hasta la Puerta del Sol de Madrid este domingo, como ya hicieran hace un mes, para protestar contra el ERE y el cierre de la planta y pedir a la empresa que se siente a negociar una plan alternativo que no conlleve cierres ni despidos forzosos. La manifestación partirá de las inmediaciones de la fábrica, en Fuenlabrada, a las 8:30 horas y tiene previsto llegar a la Puerta del Sol a las 13:30. El representante de los trabajadores ha recordado que el próximo 31 de marzo finalizará la ejecución de las solicitudes de bajas voluntarias, prejubilaciones y recolocaciones y "por el momento, lo único que nos ha comunicado la empresa es que habrá 50 salidas en la zona centro de España, 48 de la planta de Fuenlabrada y otras dos en el centro de trabajo de Las Mercedes", de un total más de 500 trabajadores que hay en plantilla actualmente en dicha fábrica.

La empresa reconoce una caída del consumo en Madrid del 50% La representante madrileña de la Federación Agroalimentaria del sindicato ha subrayado que este conflicto "está calando en la sociedad" y que aunque la empresa no ha querido facilitar datos públicamente, ante la Inspección de Trabajo "ha reconocido que en Madrid ha habido una caída del consumo del 50%", por lo tanto "mientra continúe el conflicto seguiremos pidiendo a la sociedad ese compromiso para atacar directamente a la marca de la multinacional llamando al boicot" de los productos de Coca-Cola.

Por su parte, Jaime Cedrún, ha criticado que una empresa con 900 millones de beneficio anual emprenda una reorganización que "supone una destrucción de empleo considerable", ya que "si se cierra la fábrica de Fuenlabrada se perderán 589 puestos de trabajo directos y más de 2.000 indirectos".

El secretario general madrileño ha valorado positivamente la implicación del Gobierno regional, que la semana pasada aprobó en la Asamblea de Madrid una declaración institucional en la que pedía al embotellador que "reconsidere el cierre del centro de Fuenlabrada", que negociase con los sindicatos para que mantuviera la planta y sus puestos de trabajo y para que, si finalmente se cierra, proceda "conforme a la legalidad vigente, a devolver las cuantías correspondientes de las ayudas que se pudieran haber recibido del Gobierno de la Comunidad de Madrid vinculadas al mantenimiento de la planta".

Al mismo tiempo, Cedrún ha criticado la labor del Gobierno de Mariano Rajoy, que "no está haciendo sus deberes" y ha pedido más implicación porque aún no ha emitido ningún informe sobre su postura ante la situación de los trabajadores y del tejido productivo que se verá afectado, "saltándose los plazos establecidos, que son de 15 días desde que finaliza el proceso de negociación", ha matizado Esperanza Hernández.

Por otra parte, Cedrún también ha aprovechado para resaltar la importancia de las protestas en la calle y ha criticado las detenciones de ayer en la Universidad Complutense, donde 54 estudiantes fueron arrestados durante la primera jornada de huelga educativa. "Pretenden convertir una protesta social en un conflicto de orden público aplicando medidas dirigidas a incrementar la tensión", ha dicho.