Publicado: 08.11.2013 10:18 |Actualizado: 08.11.2013 10:18

El tráfico de Iberia cae un 17%

Los beneficios de IAG en los primeros nueves meses del año remontan hasta los 77 millones gracias a British y Vueling

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El holding resultante de la fusión Iberia-British, IAG, registró un beneficio neto de 77 millones de euros en los nueve primeros meses del año, una vez tenido en cuenta el impacto de 328 millones de euros correspondiente a partidas excepcionales.

El resultado se situó en 405 millones de euros en caso de excluir las partidas extraordinarias, según ha informado la aerolínea este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La cifra total de ingresos alcanzó los 14.113 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,9% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha subrayado que se trata de unos resultados "sólidos" y que se trata del primer trimestre completo en el que se incluyen los resultados de Vueling, que registró un beneficio de las operaciones de 139 millones de euros.

El beneficio de las operaciones de Iberia fue de 74 millones en el trimestre, frente a un millón el pasado año. "Esto supone una mejora apreciable de los resultados, considerando que es el trimestre de más actividad del año", señaló Walsh. Y ello se ha conseguido pese a que Iberia registró una caída de la demanda del 17% para una oferta un 14,1% inferior. British Airways, por su parte, logró aumentar un 3,4% la demanda, con un incremento del 1,3% de la oferta.

En cuanto al tráfico, de enero a octubre, IAG registró un aumento del 34% en sus rutas domésticas (Reino Unido y España), hasta más de 13,6 millones de viajeros, mientras que en el resto del mercado europeo obtuvo un ascenso del 35,7%, hasta 26,7 millones. En total IAG  transportó 56,7 millones de pasajeros hasta octubre, lo que representa un aumento del 22,3% con respecto al mismo periodo de 2012.

Iberia deberá seguir ejecutando su plan de reestructuración y alcanzar un acuerdo sobre la mejora de productividad para posibilitar beneficios y crecimientos sostenibles a largo plazo.