Público
Público

Se hacen transfusiones de plasma en niños sin conocer beneficios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Genevra Pittman

Muchos niños reciben un tipode transfusión de plasma sanguíneo, a pesar de las escasasevidencias de su utilidad.

Las transfusiones de la llamada sangre fresca congelada seutilizan en niños y adultos con problemas de coagulación o conuna hemorragia durante una cirugía o por un accidente.

Pero sólo un par de estudios pediátricos demostraron queesas transfusiones son útiles en una cirugía cardíaca.

En un nuevo estudio, un equipo halló que casi el 3 porciento de los niños internados en hospitales pediátricos deEstados Unidos había recibido una transfusión. Más de la mitadtenía menos de 1 año de edad; un tercio tenía enfermedadcardíaca y el 70 por ciento estaba críticamente enfermo.

"Por lo que sabemos, las transfusiones se habrían utilizadocorrectamente. El problema es que no contamos con pruebas (...)para demostrar qué es un uso inadecuado y qué no lo es", dijoel doctor John Puetz, de la Saint Louis University y coautordel estudio.

El inconveniente con eso es, para los autores, que lastransfusiones siempre pueden causar efectos adversos ycomplicaciones, que van desde una reacción alérgica hasta lainsuficiencia cardíaca, si los médicos administran una dosismayor que la que puede soportar un corazón infantil.

El equipo de Puetz consultó una base de datos con alrededorde 3,2 millones de internaciones de 40 hospitales pediátricosen la última década. Los autores no pudieron explicar por quécada chico recibió la sangre o en qué cantidad.

Sólo un tercio de los registros incluyó que se habíarealizado un bypass cardiopulmonar, en el que una bombaextracorpórea reemplaza la función del corazón y los pulmonesdurante la cirugía. En ese caso, se indica una transfusión deplasma (con glóbulos rojos).

Hubo 24 casos de lesión pulmonar aguda asociada con latransfusión; los autores escriben en Journal of Pediatrics queno pudieron saber cuántos niños tuvieron otras complicaciones.

"El motivo más importante para no administrar unatransfusión (...) es el riesgo de complicaciones. Pero nadieestudió realmente cuáles podrían ser los efectos adversos",dijo Lorne Holland, de PathGroup, Inc., en Nashville.

Holland comentó que cada transfusión cuesta unos cientos dedólares y opinó que son demasiados los niños que la estánrecibiendo, a pesar de la falta de evidencia que respalde suutilidad o que demuestre que supera otras opciones, como lastransfusiones de sangre completas en ciertos casos.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 14 de septiembre del2011