Publicado: 09.12.2014 07:26 |Actualizado: 09.12.2014 07:26

"El tratado con EEUU permitirá un tsunami de privatizaciones"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bruselas dice que no hay nada que ocultar, pero guarda los documentos sobre el Tratado de Libre Comercio con EEUU en una habitación bajo llave a la que sólo pueden acceder siete eurodiputados, y en la que no pueden entrar con cámaras o teléfonos móviles. Después de más de un año haciendo oídos sordos a las críticas sobre la opacidad de las negociaciones, la Comisión Europea ha dejado de obviar la existencia de este borrador de acuerdo, para pasar a defender discretamente las supuestas ventajas del tratado.

"El silencio es su gran aliado y que no haya silencio sobre el TTIP es nuestra gran ventaja", asegura Marga Ferré, secretaria de Programas de Izquierda Unida (IU). Este lunes, en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, la formación ha celebrado un seminario para concienciar sobre los peligros del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), que la UE y EEUU negocian sigilosamente, mientras crece el rechazo de organizaciones sociales, sindicatos y fuerzas políticas al polémico acuerdo, que todavía resulta casi desconocido para los españoles.

El mandato negociador de la Comisión Europea ha sido secreto durante año y medio, la influencia de los lobbistas en las negociaciones ha quedado más constatada, y Bruselas sigue mostrándose completamente incapaz de aportar argumentos contundentes que justifiquen su apoyo al acuerdo. Para ello, se remiten una y otra vez a las cifras más optimistas de un estudio elaborado en 2013, pero ignoran otras como las que aporta una reciente investigación de la Universidad de Massachusetts, que alerta de la posible destrucción de hasta 600.000 empleos a ambos lados del Atlántico con el TTIP.

Sindicatos, organizaciones sociales y varios representantes de IU han subrayado también el riesgo de que el tratado se convierta en una suerte de marco regulatorio internacional al que quedarían supeditados los estados. Esto, por no hablar del mecanismo de protección de inversiones (ISDS) que incorpora el TTIP -contra el que hoy se pronuncia el PSOE, que antes lo apoyó-, y que permitirá a las empresas inversoras demandar a los estados por cifras millonarias si estos efectúan cambios regulatorios que a juicio de las corporaciones puedan perjudicar sus inversiones. Las empresas demandarán ante tribunales arbitrales, y no ante las justicias nacionales, alimentando el lucrativo negocio del arbitraje internacional, controlado por unas pocas empresas estadounidenses y europeas.

Grosso modo, los participantes en este foro ven el TTIP como una herramienta al servicio del imperialismo, el caballo de Troya de las empresas para imponer regulaciones más laxas, recortar más derechos a los trabajadores y obtener más beneficios, con peligros para el medio ambiente, el sector público o el alimenticio. "El tratado con EEUU permitirá un tsunami de privatizaciones", vaticina Ferré.

En esta línea, y mientras CCOO opta por marcar líneas rojas que permitan renegociar el acuerdo, la CGT, ATTAC, Ecologistas en Acción e IU optan por dar portazo a la iniciativa. Creen que explicar la verdadera naturaleza del TTIP servirá para que la ciudadanía se rebele contra el acuerdo, logrando así que el tratado nunca vea la luz.

La europarlamentaria de IU Marina Albiol ha sido la encargada de organizar las charlas de este lunes, que sirven como toma de contacto para el seminario que celebra este martes el grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/ NGL) - el que se incluyen fuerzas como IU o Podemos-, con el que intentarán explicar las verdaderas repercusiones de este acuerdo.

"El objetivo es crear redes, favorecer el contacto entre las organizaciones sociales que trabajan contra el TTIP a ambos lados del Atlántico", explica la eurodiputada. Como ya alertó hace unas semanas a este diario, Albiol sostiene que el acuerdo pondrá a la ciudadanía a los pies de las multinacionales si finalmente es ratificado. "No es EEUU contra Europa: son las multinacionales de la UE y de EEUU contra sus clases trabajadoras".

Como hiciera IU ante el Congreso de los Diputados en mayo de este año, Marga Ferré ha abogado este lunes por la celebración de un referéndum para que los españoles se pronuncien sobre el tratado. Washington y Bruselas cerraron recientemente la séptima ronda de reuniones sobre el acuerdo, que empezó a negociarse formalmente a mediados de 2013.

Incluso en el caso de que conservadores, socialistas y liberales logren su ratificación, esta no se producirá antes de finales de 2015 o principios de 2016 como pronto, para lo que deberá pasar por la Eurocámara y por los parlamentos de los distintos estados, y deberá ser ratificado o rechazado en su fase final, sin que sea posible presentar enmiendas.

En una rueda de prensa celebrada durante la mañana de este lunes, el eurodiputado de la Izquierda Plural Joan Josep Nuet también se ha mostrado optimista con respecto a las posibilidades de paralizar el avance del tratado. Nuet recuerda que el acuerdo deberá pasar por el Congreso de los Diputados, y asegura que tras las elecciones de noviembre de 2015 esta cámara habrá sido renovada, por lo que existirán posibilidades reales de que España rechace el TTIP.