Público
Público

Trece acusados niegan pertenecer a la red de captación e información de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trece acusados de pertenecer a los aparatos de captación y de información de ETA, detenidos gracias a la documentación intervenida en Francia en diciembre de 2002 al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, "Susper", han negado hoy formar parte de la banda terrorista o colaborar con ella.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, los procesados integraban el "sub-aparato de captación" conocido como "Arrantza", cuya función era reclutar a nuevos miembros, y el "sub-aparato de información" llamado "Pianistas", que facilitaba información sobre posibles objetivos de la banda, todo ello en Navarra y las tres provincias vascas.

Por estos hechos, la Fiscalía pide diez años de prisión para Ikerne Indakoetxea, Ramón López Cid, Zugaitz Izaguirre y Carlos Moisés Martín, por integración en banda terrorista; y siete para Regina Maiztegi, Mikel Garayondo, Maider Egiguren, Alberto González, Gorka Iriarte, Galder Bilbao, Iker Casanova, Arantza Martín y Francisco Gil, por colaboración con banda armada.

Todos ellos han sido imputados por aparecer en los llamados "papeles de Susper", en los que figuraban en clave decenas de nombres de supuestos colaboradores de la banda.

Sin embargo, durante el juicio que ha comenzado hoy en la Audiencia Nacional, los trece han negado, a preguntas de sus abogados defensores -ya que no han querido contestar a las del fiscal ni a las de la acusación popular que ejerce la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT)-, estar vinculados con la banda o haber colaborado con ella.

Sólo Indakoetxea, a quien el fiscal atribuye una "plena integración en ETA" y la labor de captación en Navarra junto con López Cid, ha admitido haber acudido a cuatro citas con "Susper", en las que éste le propuso entrar en la banda, a lo que ella se negó en todas las ocasiones.

Por ello, según ha explicado la acusada en su declaración, el ex jefe del aparato militar de ETA le propuso colaborar "en otro tipo de trabajos" y le pidió nombres de personas que pudieran responder al perfil que buscaban, a lo que ella, según admite, accedió, proporcionándole "cuatro o cinco nombres" porque "la situación era muy tensa".

Por su parte, Maiztegi ha relatado que Egiguren, que era compañero suyo de trabajo, le entregó una carta en la que "Susper" la convocaba a una cita, a la que no acudió porque "ese tema se le venía muy grande".

"Desde el primer momento dije que no. Estaba cagada", ha afirmado Maiztegi.

Todos los demás procesados, a excepción de Garayondo, que también ha admitido que acudió a una cita en la que se negó a entrar en la banda, han negado que recibieran siquiera ninguna citación para un encuentro de este tipo.

El juicio continuará el próximo lunes.