Público
Público

Trece millones de espectadores siguen el debate que PSOE y PP dicen haber ganado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trece millones de espectadores siguieron anoche el cara a cara entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, un debate que hoy siguieron reproduciendo los "segundos espadas", convencidos de la victoria de sus respectivos líderes.

Al debate, que se ha convertido en uno de los espacios que más interés ha despertado en la historia de la televisión, se refirió brevemente hoy Zapatero durante un acto sectorial en la sede de UGT en Madrid, y fue para regañar al PP por haber obstaculizado las políticas sociales en sus 4 años de oposición.

Símiles futbolísticos emplearon la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario de Organización del PP, Ángel Acebes, para hablar del debate, en cada caso para meter un gol en la portería del contrario.

De la Vega opinó que el marcador final ha sido de "8 a 3" a favor de Zapatero, que, "sin descalificar y sin insultar", propuso políticas de futuro, una forma de gobernar que es "con la que más se identifica la mayoría de los ciudadanos".

Todo lo contrario, a su juicio, que Rajoy, quien se pasó los 90 minutos haciendo "lo que ha hecho toda la legislatura: hablar de terrorismo y abordar la inmigración como una amenaza, descalificando constantemente".

En cambio, Acebes consideró que Rajoy ganó el debate "por goleada" y que cosechó una "contundente" victoria, con lo que demostró que es un "gran líder", que lleva la iniciativa.

Frente a la actitud de Rajoy, contrapuso la postura de Zapatero, al que acusó de estar "todo el tiempo a la defensiva", sin "nada que ofrecer".

Varios ministros del Gobierno se apresuraron también a otorgar los laureles del triunfo a Zapatero, como el titular de Defensa, José Antonio Alonso, según el cual el candidato socialista ganó claramente, mientras que Rajoy perdió los nervios.

Tanto el coordinador del programa electoral del PP, Juan Costa, como el de la campaña electoral de este partido, Pío García Escudero, sin embargo, no dudan del éxito conquistado por Rajoy en el debate.

Además del fútbol, los defensores de uno y otro antagonista echaron mano de otro deporte, en este caso del ajedrez, como el líder de las Juventudes Socialistas de España (JSE), Sergio Gutiérrez, quien dijo que Rajoy se "enrocó" en el terrorismo.

Una expresión similar a la empleada por el número dos de la lista del PP al Congreso por Madrid, Manuel Pizarro, al señalar que vio anoche a Zapatero "enrocado atrás" y a Rajoy "muy contundente, muy claro, y muy confiado en sí mismo".

Pizarro censuró a Zapatero porque "no mira para el futuro", al hablar de las "Azores, del 11-M" y de la gestión del gobierno anterior, y ensalzó las "verdades como puños" en materia de economía, de lucha contra el terrorismo, de inmigración y de educación de Rajoy.

También encomió la "soltura económica" de Mariano Rajoy en el debate e incluso llegó a apuntar de él: "Es un hombre al que se le puede comprar un coche usado"

El término "catastrofismo", que los socialistas ya utilizaron anoche para calificar el discurso de Rajoy, volvió a ser retomado hoy por el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, en cuya opinión el líder del PP perdió una oportunidad para "dejar de crispar" y "ser faltón y radical".

No obstante, para el secretario de Libertades Públicas, Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, Rajoy fue "el nítido vencedor" del cara a cara y superó a Rodríguez Zapatero tanto "en el fondo" como "en la forma de lo que dijo".

Entre unos y otros, el líder de IU, Gaspar Llamazares, tildó de "fiasco" el "derby" televisivo, porque las expectativas creadas "se han visto frustradas" al tratarse de un debate "acartonado" y "excluyente que impedía la deliberación".

Uno de los asuntos en los que se enzarzaron Zapatero y Rajoy en el debate fue la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña y del modelo de Estado de uno y otro.

En defensa de la postura del cabeza de lista socialista salió el secretario de organización del PSC, José Zaragoza, para agradecer que un Zapatero "sólido" y "auténtico" diera anoche "la cara por los catalanes".

Sin embargo, el cabeza de lista de CiU al Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, concedió únicamente un "empate" en el asunto catalán entre uno y otro oponente, porque el candidato socialista "lo hizo muy mal a la hora de defender Cataluña de los ataques" de Rajoy.

Otra postura más radical ha mantenido el principal candidato de ERC en las elecciones, Joan Ridao, para quien Zapatero y Rajoy "dieron la espalda a Cataluña", la utilizaron "para tirarse los platos a la cabeza" y fue esta Comunidad la que salió "perdiendo".