Público
Público

La tregua de agosto da paso a un septiembre que se prevé negro en empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agosto se acaba y con él el breve período de tregua que ha vivido la industria catalana en cuanto a despidos y expedientes de regulación, que los sindicatos prevén que vuelvan a repuntar a partir de septiembre, si cabe de forma más intensa que en los meses anteriores.

De enero a junio de este año las empresas catalanas han presentado más de 2.000 Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), el 60 por ciento de ellos temporales, que han afectado a más de 80.000 personas.

Sin embargo, la persistencia de la crisis económica, y con ella de los problemas de liquidez y consumo, hacen prever al sindicato UGT que 2009 cierre con más de 4.000 ERE presentados y unos 150.000 trabajadores regulados.

Agosto, con la mayoría de empresas de vacaciones y con la práctica totalidad de las mesas de negociación en suspenso, ha supuesto un respiro para la industria catalana, que desde el inicio de la crisis ha vivido un incesante goteo de despidos individuales y colectivos.

Entre los últimos expedientes presentados figura el de la automovilística nipona Nissan, que despedirá, tras obtener la autorización del departamento de Trabajo de la Generalitat, a 698 trabajadores de las plantas de Zona Franca y Montcada i Reixac (Barcelona), y además se plantea un nuevo ERE temporal para 2.025 que se aplicaría por un periodo máximo de 78 días.

Pero si julio acabó mal, septiembre puede ser aún peor, según las centrales sindicales, que auguran un otoño extremadamente complicado, no sólo en el sector industrial, sino también en el de servicios tras el fin de la temporada turística.

Su principal temor es que muchos de los expedientes temporales aprobados este año deriven en extinciones de contrato definitivas si el consumo no repunta y la actividad sigue cayendo.

Además, son varias las empresas que presentaron sus respectivos expedientes antes de vacaciones, a fin de resolverlos en septiembre.

Uno de los ERE que hay actualmente sobre la mesa es el del fabricante de sanitarios Roca, que el 28 de julio planteó el despido de 713 trabajadores, una cuarta parte de la plantilla, de las plantas de Gavà (Barcelona), Alcalá de Guadaira (Sevilla) y Alcalá de Henares (Madrid), y de las oficinas centrales de Barcelona.

Empresa y sindicatos tienen previsto iniciar el 7 de septiembre la negociación del ERE, que afectará especialmente a los centros de trabajo de Barcelona (Gavà y oficinas centrales), con 356 despidos, la mitad del total.

Tras las vacaciones también se retomará la negociación del expediente presentado por el fabricante de componentes para el automóvil Utymat para despedir a 86 de los 142 empleados de la planta de Santa Margarida i els Monjos (Barcelona).

Y los trabajadores de Pirelli, por su parte, deberán decidir en asamblea si aceptan el preacuerdo alcanzado entre empresa y comité sobre el ERE que prevé el despido de los 491 empleados de la fábrica de Manresa (Barcelona) y supondrá el cierre definitivo de la planta catalana.

A los expedientes pendientes de resolver habrá que sumar los nuevos ERE que presenten las compañías, muchos de los cuales podrían ya no ser temporales, sino de extinción, ya que "no hay signos" de que en septiembre se vaya a producir una recuperación de la economía, según UGT.

Ello sin contar los despidos individuales y las no renovaciones y rescisiones de contrato.

CCOO recuerda, en este sentido, que la causa principal que genera derecho a prestación es el despido (en el 47% de los casos), seguida muy de cerca por la finalización de contratos temporales (46%).

Los ERE, pues, pese a su mayor impacto mediático, representan una causa muy menor de la situación de desempleo.

Los trabajadores afectados por expedientes, además, provienen generalmente de empresas medianas o grandes y gozan de cierta estabilidad contractual, de manera que su situación laboral suele ser más favorable de cara a percibir prestaciones por desempleo, según CCOO.