Público
Público

La "Tregua de los Doce Años" en el arte, en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fundación Carlos de Amberes y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales se han unido para analizar un periodo esencial de la historia europea en la exposición "Tiempo de Paces. La Pax Hispanica y la Tregua de los Doce Años".

Enmarcada en la celebración del IV Centenario de la Tregua de Amberes/La Haya (1609-2009), se exhiben setenta y cinco obras, entre pinturas, grabados, documentos y objetos, procedentes de los más prestigiosos museos europeos, como el Rijksmuseum, el Museo de Bellas Artes de Bruselas, el Prado, Patrimonio Nacional o el Museo del Louvre.

Algunas de estas obras, seleccionadas por el comisario Bernardo García García, no han sido nunca expuestas en España, como "Alegoría de la Tregua de los Doce Años", de Adriaen Pietersz. van der Venne, procedente del Louvre; el anónimo flamenco "Minerva desarmada por Venus", del Museo Municipal de Châlons-en-Champagne, "Bélgica aplasta la herejía", de Mathieu Bolin prestada por Museo de Lille, o el grabado anónimo "El pez grande se come al chico", del Rijksmuseum.

El recorrido, dividido en tres secciones, permite analizar un periodo esencial de la historia situándolo en el contexto de una política de paces que marca de manera singular los años 1598-1618 hasta el inicio de la Guerra de los Treinta Años y la posterior reanudación de las hostilidades en los Países Bajos a partir de 1621.

El 9 de abril de 1609 se firmó en Amberes la Tregua de los Doce Años (1609-1621) entre la Monarquía de Felipe III, los archiduques y la República holandesa que supuso un significativo paréntesis en la Guerra de los Ochenta Años (1568-1648).

Además de su carácter histórico, la exposición pretende conmemorar lo que supuso un paso decisivo para el desarrollo de un compromiso efectivo por la paz y la tolerancia en la cultura, el derecho internacional y la política europea y, en particular, en las relaciones entre España y los países que hoy integran el Benelux.

El comprometido esfuerzo por pacificar los conflictos, alcanzar acuerdos estables con otros príncipes y repúblicas primando a menudo la política sobre la religión, y reducir los compromisos bélicos para tratar de sanear la situación económica presentando una imagen más conciliadora y protectora, conforman el reinado de Felipe III y el valimiento del duque de Lerma.

Pero la Pax Hispanica no hubiera sido posible sin la participación de otros soberanos, como Enrique IV de Francia, Jacobo I Estuardo, los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia, o papas como Clemente VIII y Pablo V, y de ahí, la importancia de presentar la tregua en el contexto de la política europea, ha señalado durante la presentación el comisario Bernardo García.

En su opinión, es interesante hacer una reflexión sobre este "tiempo de paces" en el que la política supo poner freno al fanatismo religioso, en el que la búsqueda y la conservación de la paz se estimó como el objetivo primordial, en el que se trató de construir unas relaciones más estables y prósperas, y se puso fin por un tiempo a la dinámica bélica del siglo XVI.

"Se oyeron voces que abogaban por la tolerancia, la convivencia pacífica y las libertades. Por ello, merece la pena dedicar una exposición a este paréntesis de esperanzas y acuerdos que supo dar alternativas a conflictos que parecían irresolubles".

El anónimo flamenco "Minerva desarmada por Venús. Alegoría de la Paz de Cateau-Cambrésis", inicia el recorrido por la primera sección dedicada a "La revuelta de los Países Bajos (1559-1597)", donde se exhiben obras emblemáticas como "La furia española en Amberes", grabados de Franz Hogenberg, la "Alegoría de la rendición de Amberes" de Hans Vredeman de Vries o el retrato de la infanta Isabel Clara Eugenia de Juan Pantoja de la Cruz.

El segundo apartado trata "La Pax Hispanica en el contexto europeo (1598-1617)" y en el se muestran, entre otras, pinturas como "El romance de los caballeros de la Gloria", anónimo francés; "Intercambio de las princesas Ana de Austria e Isabel de Borbón en el Bidasoa", atribuido a Peter van der Meulen, así como destacados libros, haciendo referencia a las comedias de Lope de Vega.

En la ultima sala, "La Tregua de los Doce Años (1609-1621)", se contemplan pinturas como "La derrota de los españoles en Gibraltar", de Adan Willaerts, "La fecundidad o la Abundancia" de Jan Brueghell II o la custodia donada por Felipe III al Real Hospital de San Andrés de los Flamencos.