Público
Público

Treinta detenidos más en Turquía en una investigación golpista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía turca detuvo el jueves a 30 personas, entre ellas oficiales del Ejército y un jefe de policía, en una redada llevada a cabo en todo el país por un supuesto complot golpista que ha hecho temblar a los mercados y alimentado las tensiones con el estamento militar.

Ocho oficiales del Ejército en activo y nueve policías, entre ellos miembros de fuerzas especiales, fueron detenidos, dijeron diversas cadenas. La agencia estatal Anatolia dijo que había se estaba buscando a un teniente del Ejército en el oeste de Turquía.

Un jefe de policía regional y un oficial también fueron llevados a Estambul para ser interrogados, y también se estaban realizando más detenciones desde Bursa, en el oeste, hasta Igdir, en el este. El líder de un sindicato del metal y un periodista también fueron arrestados y la policía estaba registrando las oficinas del sindicato.

Un total de 86 personas, entre ellas altos oficiales retirados, está siendo juzgados por sus supuestos vínculos con un grupo nacionalista llamado "Ergenekon" que está acusado de tramar el derrocamiento del Gobierno del Partido AK, de raíces islamistas, en Turquía.

Una oleada de detenciones a principios de mes, que incluyó a oficiales en activo, tensó aún más las relaciones entre el Gobierno y el 'establishment' laico formado por el Ejército y la Judicatura.

El poderoso Ejército de Turquía, que ha derrocado gobiernos en cuatro ocasiones en los últimos 50 años, ha criticado la investigación y negado cualquier relación con un supuesto complot para llevar a cabo atentados y asesinatos para despejar el camino para un golpe.

El primer ministro, Tayip Erdogan, tiene previsto celebrar hoy mismo una reunión ya planeada con el comandante militar de Turquía, el general Ilker Basbug, en un intento por rebajar las tensiones provocadas en parte por la investigación de Ergenekon.

Sus críticos dicen que el Partido AK está llevando a cabo las detenciones en venganza por un caso judicial de 2008 que intentó prohibir el partido por actividades anti-laicas.

El partido gobernante, que incluye a elementos de centroderecha y nacionalistas así como a conservadores religiosos, lo niega.