Público
Público

Un tren de Cercanías que vuela hacia Barajas

La conexión desde el centro al aeropuerto cuesta menos que el metro y gana en eficiencia a las de París y Londres 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desayunar en el centro de Madrid y estar en la Terminal 4 del aeropuerto en 25 minutos ya es posible. El tren gana ventaja como nuevo medio de transporte para los viajeros que van a esta terminal, la más utilizada, ya que agrupa los vuelos de Iberia, además de los de British Airways (fusionadas en un mismo grupo desde noviembre) y otras compañías. Hace una semana, el Ministerio de Fomento puso en marcha una nueva línea de Cercanías, la C-1, que conecta la céntrica estación de Atocha con Barajas por 2,15 euros, un precio inferior a los 2,50 euros que cuesta ir en metro (tarda casi una hora desde Atocha) y que era hasta ahora el medio de transporte público estrella, por delante del autobús.

Madrileños y turistas cuentan, así, con una nueva conexión alternativa que bate en eficiencia al transporte ferroviario que tienen los aeropuertos de Heathrow, en Londres el mayor de Europa; Charles de Gaulle, en París, y al de Fráncfort. Así, es más rápido y más económico ir del centro de la ciudad al avión desde Madrid que desde las tres capitales citadas a sus respectivos aeródromos.

Sólo lleva en funcionamiento una semana y ya viajan 2.700 viajeros al día

Sólo en Londres hay un tren más veloz, el Heathrow Express, pero los 20 minutos que lleva ir hasta la estación de Paddington cuestan 21 euros. Hay otro tren más barato, de diez euros, que hace el trayecto en media hora, algo más que la nueva conexión ferroviaria con Barajas. También supone aproximadamente media hora ir de Fráncfort al centro y resulta barato, entre 2,30 y 3,90 euros, pero no tanto como en Madrid. Mientras, el aeródromo Charles de Gaulle de París tiene el enlace más caro: ir en cercanías (allí la red se llama RER) hasta el centro supone una hora de trayecto y cuesta 9, 10 euros.

El primer fin de semana de vida de la C-1 (los días 24 y 25), se hizo con 10.000 viajeros, según los datos de Renfe. Y, en tan sólo una semana, después de que la inaugurara el ministro de Fomento, José Blanco, ya es utilizada por unos 2.700 viajeros cada día. Está, incluso, por encima de las previsiones que se estimaban.

Con la nueva conexión, los madrileños ganan una vía para viajar más rápido que en metro entre estaciones del centro. Pero, sobre todo, supone una gran ventaja para los viajeros que vengan de fuera de Madrid en tren convencional o en AVE a las estaciones de Chamartín y de Atocha, porque sólo tardan 11 y 25 minutos, respectivamente, en llegar a la T-4.

En 2012, quienes lleguen en AVE podrán ir a Barajas sin bajar del tren

Hasta ahora, el viajero que entraba en Madrid por vía férrea tenía que cambiar obligatoriamente de medio de transporte para ir al aeropuerto en metro, en bus, en coche o en taxi. Ahora, no sale de la estación; sólo cambia de andén para hacer una conexión rápida.

Y, a partir de mediados del próximo año, los viajeros y turistas que lleguen a Madrid en AVE podrán desplazarse hasta Barajas directamente, sin necesidad de bajarse del tren y cambiar a la línea de cercanías. Esto será posible porque entonces se terminará un tercer túnel que une Atocha y Chamartín sólo para alta velocidad (denominado túnel de la risa), que permitirá que el AVE ruede desde estas estaciones hasta la T-4. Se convertirá así en la única línea que habrá en Europa de alta velocidad directa y específica para un aeropuerto. 'Es un proyecto radicalmente nuevo, sólo hay algo similar en la conexión férrea del aeropuerto Charles de Gaulle, aunque, en ese caso, se trata de una parada que forma parte de una línea de alta velocidad', explica Carlos Juárez, director general de Infraestructuras Ferroviarias del Ministerio de Fomento. En el caso de Madrid, 'todas las líneas de AVE tendrán conexión con la Terminal 4', destaca Juárez, porque todas llegan a Chamartín (como la Madrid-Valladolid) y a Atocha (los procedentes de Barcelona, Valencia y el sur).

'Esta línea inicialmente no estaba prevista para alta velocidad, sólo para cercanías; es un proyecto del ministro, que planteó hacerla compatible para no tener que construir una nueva línea sólo para AVE', apunta el director general de Infraestructuras. Esta es la principal razón por la que alargar la vía hasta Barajas haya costado 218 millones, frente a los 166 millones presupuestados inicialmente.