Público
Público

El tren llega a Barajas y abre camino al AVE

Fomento inaugura el jueves una línea clave para la alta velocidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los viajeros que utilicen el tren para desplazarse a Madrid y tengan un vuelo desde Barajas no tendrán que cambiarse de medio de transporte, como hasta ahora. Por fin habrá una conexión ferroviaria de Cercanías desde las dos grandes estaciones de Madrid, Atocha y Chamartín, donde llegan los trenes de alta velocidad, hasta la Terminal 4 del aeropuerto madrileño. Este tramo será la vía de entrada del AVE en Barajas en un futuro cercano. Como tarde, en 2012.

El próximo jueves, el ministro de Fomento, José Blanco, inaugurará esta obra, que se pondrá inmediatamente en servicio, confirmaron fuentes de este departamento. No se trata sólo de una mera ampliación de Chamartín hasta laT-4, sino que Fomento ha decidido crear una nueva línea de Cercanías, la C-1, que conectará el centro de Madrid con la citada terminal.

La nueva línea nacerá en la céntrica estación de Príncipe Pío y, lo más importante, pasará por Atocha (que recibe los AVE del sur y del este, como el Madrid-Sevilla, el Madrid-Barcelona o el Madrid-Valencia) y por Chamartín (centro de los AVE del norte, como el Madrid-Valladolid).

Esta conexión de Cercanías se adjudicó en marzo de 2007 a las constructoras Ferrovial Agroman y la andaluza Azvi y, según el calendario inicial barajado, la idea era que estuviera en servicio en 2010.

La nueva infraestructura no sólo es importante porque el tren conectará Madrid con su aeropuerto, como ocurre en otras grandes capitales europeas, una conexión vital para los viajeros que provengan de otros puntos de la península y vayan a viajar en avión. Además, esta ampliación hasta Barajas abre el camino para que los AVE lleguen directamente a la T-4.

No será posible hasta que se termine el tercer túnel que une Atocha y Chamartín exclusivamente para alta velocidad (otro túnel de la risa, como se denomina popularmente a esta conexión), cuyas obras van muy avanzadas y se terminarán en torno a mediados de 2012. Sin embargo, la línea de Cercanías a Barajas ya se ha adaptado en todo lo posible para dar cabida a los trenes de alta velocidad y llevarlos a la T-4 en cuanto sea posible.