Público
Público

Tres detenidos en Valencia por organizar peleas de gallos dopados

Amputaban las crestas a las aves y les suministraban suplementos multivitamínicos retardantes de la fatiga y vigorizantes para caballos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Burjassot (Valencia) a tres jóvenes acusados de organizar en una casa de campo de ese término municipal peleas de gallos, para las que medicaban e inyectaban vigorizantes a las aves, según informa este cuerpo de seguridad en un comunicado.

Los arrestados, de entre 22 y 25 años y de nacionalidad española, están imputados por un supuesto delito relativo a la flora y fauna y animales domésticos. Además, los policías han recuperado doce gallos de pelea que presentaban graves lesiones, en su mayoría múltiples picaduras sangrantes en la cabeza y diversas fracturas.

La investigación, relata la policía, comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la organización de peleas de gallos en la localidad de Burjassot.

Descubrieron entonces una casa de campo que los sospechosos frecuentaban y adonde habían llevado doce gallos de pelea, jaulas y medicación para las aves. Según se desprende de la investigación, los individuos habrían organizado ahí al menos cuatro peleas de gallos, para las que los medicaban y colocaban un antifaz en los ojos.

En la finca habían fabricado un ring o tentadero para las peleas, en las que ganaba el gallo que noqueaba al otro, por lo general con la muerte o con lesiones importantes que le impedían seguir peleando.

Alguna de las peleas había acabado con los animales muertos, que posteriormente tiraban a contenedores de basura. Además, en el entrenamiento previo a las peleas, amputaban las crestas a los gallos y les suministraban suplementos multivitamínicos para dotarles de energía e inyectables para reforzar su recuperación en caso de duelo, retardantes de la fatiga y vigorizantes utilizados habitualmente en caballos.

Los policías trasladaron a los animales encontrados a una clínica veterinaria, donde fueron atendidos, quedando tres ingresados y, el resto, llevado a una casa de acogida en Villamarxant.

Los detenidos, con antecedentes policiales, han sido puestos en libertad con la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sean requeridos.