Publicado: 19.01.2014 14:35 |Actualizado: 19.01.2014 14:35

Los tres díscolos del PSC se reafirman en no entregar su acta de diputado

Los críticos piden a Pere Navarro que apueste por la vía política y no por la disciplinaria para resolver la crisis tras la votación soberanista en el Parlament

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los tres diputados díscolos del PSC que rompieron la disciplina de voto este jueves para pedir al Congreso que permita la convocatoria de la consulta, Marina Geli, Joan Ignasi Elena y Núria Ventura, se han reafirmado este domingo en la decisión de no entregar su acta de diputado al finalizar este domingo el plazo establecido por el partido para hacerlo.

En declaraciones a, Geli ha pedido a la dirección socialista que les conceda "cierto tiempo para reconducir" la crisis abierta y evitar una diáspora, que por otra parte ha considerado que ya se está produciendo. Geli ha asegurado que su intención no es "para nada" la de fundar un nuevo partido, una inquietud que ha expresado este mismo domingo el secretario de Acción Política del PSC, Antonio Balmón, sino la de permanecer en el partido, postura que ha asegurado que apoyan muchos dirigentes y militantes.

Elena y Ventura también se han referido a las declaraciones de Balmón y han celebrado que éste haya dicho que la solución no pasa por un castigo disciplinario, sino por la responsabilidad política.

En declaraciones a Europa Press, el responsable de Calidad Democrática de la ejecutiva socialista y fundador del movimiento crítico Avancem (al que pertenecen Elena y Ventura), Jordi del Río, ha agradecido "el tono de diálogo y la mano tendida" de Balmón. Del Río ha considerado que el líder del PSC, Pere Navarro, debe apostar por la vía política y no por la disciplinaria, ya que el ultimátum planteado supone "un oxímoron irresoluble".

El dirigente ha sostenido que están tranquilos ante la posibilidad de que el conflicto acabe dirimiéndose en la comisión de garantías, ya que es una comisión para valorar las buenas y malas prácticas políticas "y no un tribunal de la Santa Inquisición". Del Río ha añadido que en el PSC "no sobra nadie, sino que falta mucha gente", extremo que ha apoyado Geli al considerar que las discrepancias no restan, sino que suman.