Publicado: 26.07.2015 11:13 |Actualizado: 26.07.2015 20:15

Seis escolares bilbaínos siguen
en estado crítico tras el grave accidente de autocar en Lille

Los heridos graves sufren traumatismo craneal y traumatismo abdominal. Hay otros 28 heridos leves. El vehículo entró sobre las 5:30 horas en un túnel bajo de la localidad de La Madeleine y su parte superior quedó destruida

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Autobus accidentado en La Madeleine

Tres adolescentes se encuentran en estado crítico después de que este autobús chocara con el techo de un túnel al norte de Francia. Foto: La Voix du Nord/ Baziz Chibane

PARÍS.- El hospital universitario de Lille (CHRU) ha elevado a seis el número de heridos graves a causa del accidente de un autobús, en el que viajaban cerca de 60 estudiantes universitarios españoles desde Bilbao a Amsterdam, junto a la localidad septentrional francesa de Lille.

De los seis heridos en estado grave, cinco tienen un pronóstico vital crítico, según el centro hospitalario, que ha atendido a un total de 34 personas, de las cuales 15 son heridos leves y 13 ya han sido dadas de alta. El Gobierno vasco ha confirmado en un comunicado que la cifra total de heridos asciende a 34 personas, de las que dos se encuentran en estado muy grave.



Según el diario local La Voix du Nord, el vehículo transportaba estudiantes de Bilbao, San Sebastián y Vitoria. El accidente tuvo lugar sobre las 5:30 horas local (3:30 GMT) en la localidad de La Madelaine, cerca de Lille.

El autobús, de una planta, quedó "decapitado" e incrustado en mitad un túnel demasiado bajo (de 2,60 metros) del Grand Boulevard de la periferia de Lille, en la salida de Romarin, a la altura del municipio de La Madeleine.

"El chófer ha sido interrogado por la policía para determinar las posibles causas del accidente", agregó una portavoz de la delegación del Gobierno francés.

Traumatismo craneal y abdominal

El Ejecutivo vasco ha señalado que uno de los heridos de gravedad es un joven varón con traumatismo craneal, mientras que la otra es una joven con traumatismo abdominal. Asimismo, ha destacado que las autoridades sanitarias francesas han desaconsejado el traslado de los heridos en este momento.

"Recomiendan estabilizarlos, controlarlos y observar su evolución en las próximas horas antes de tomar decisiones respecto a su traslado", ha aclarado.

Las autoridades sanitarias francesas han desaconsejado el traslado de los heridos más graves en este momento

El Gobierno vasco tiene ya la lista completa de jóvenes heridos, por lo que cualquier persona familiar o allegada puede contactar con el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco dónde se le informará sobre cómo proceder.

El resto de afectados se encuentran en buen estado en el Complexe Sportif du Romarin, en la ciudad de Madeleine, en las afueras de Lille, bajo supervisión medica y con ayuda psicológica. Todos ellos están ya gestionado con la empresa responsable del viaje su vuelta a Euskadi.

"Podría haber sido muchísimo más grave"

El médico psiquiatra que dirige la célula de atención médico-psicológica levantada en ese municipio, François Ducrocq, detalló a EFE que las próximas "12 a 24 horas serán determinantes" para el pronóstico de los heridos graves, que están en el servicio de reanimación.

Ducrocq, que calificó su situación de "peligrosa", indicó también que no podía dar más información al respecto debido a las cláusulas de confidencialidad de los pacientes.
El facultativo añadió que entre el resto de heridos leves hay personas con fracturas de nariz, de clavícula, luxaciones en la espalda, hematomas y otras heridas, sin que su pronóstico vital esté afectado.

"Podría haber sido muchísimo más grave. Les ha salvado que estaban dormidos y que su cabeza no sobresalía de los asientos"

El accidente, tal y como detalló Ducrocq, fue "extremadamente violento" y provocó una escena de "caos, apocalíptica".

"Podría haber sido muchísimo más grave. Les ha salvado que estaban dormidos, reclinados, y que su cabeza no sobresalía de los asientos", añadió el doctor.

La atención prestada en La Madeleine a quienes no están hospitalizados busca detectar en primer lugar a quienes han sufrido un impacto psicológico más severo, para calmarlo y evitar que desarrollen ulteriormente estrés postraumático.

"Están entre ellos, han llamado a las familias, se les ha dado de comer y de beber, algunos están jugando a fútbol para distraerse. La prioridad ha sido hablar con la familia, tener noticias de sus compañeros y volver a España", concluyó en referencia a ese grupo que se encuentra atendido en un polideportivo local.