Público
Público

Tres hombres ayudaron a los suicidas del 7-J a buscar objetivos, según la acusación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres hombres ayudaron a los autores de los atentados suicidas del 7 de julio del 2005 contra la red de transporte de Londres a buscar potenciales objetivos en la capital británica, afirmó hoy la acusación en el inicio del juicio contra los sospechosos.

Waheed Ali, de 24 años; Sadeer Saleem, de 27, y Mohammed Shakil, de 31, llevaron a cabo una misión de "reconocimiento" de dos días en diciembre de 2004, que incluyó algunas atracciones turísticas de Londres, como el Museo de Historia Natural y la gran noria junto al Támesis, conocida como el London Eye, según el fiscal, Nel Flewitt.

Los tres acusados niegan los cargos de conspiración para causar explosiones entre el 17 de noviembre del 2004 y el 8 de julio del 2005.

Ali, de Londres, Saleem y Shakil, estos dos últimos de Leeds (norte de Inglaterra) están acusados de asistir a Mohammed Sidique Khan, Shezhad Tanweer, Jermaine Lindsay y Hasib Hussain, quienes causaron la muerte a 52 personas y heridas a más de 700 al inmolarse contra tres convoyes de metro y un autobús urbano.

Aunque los acusados no estuvieron "directamente implicados" en los atentados de Londres, en el sentido de que no fabricaron ni transportaron las bombas, "compartían las creencias y objetivos" de los suicidas y les ayudaron "en un aspecto particular e importante de la preparación de los atentados de Londres", dijo el fiscal.

Flewitt explicó que los acusados viajaron entre el 16 y el 17 de diciembre desde Leeds -donde residían tres de los cuatro autores del 7-J- a Londres con Hussain, uno de los cuatro suicidas.

Durante esos dos días, los acusados "llevaron a cabo un reconocimiento de potenciales objetivos" y se reunieron con otro de los suicidas, Lindsay, continuó el fiscal en el juicio, que se espera que dure entre tres y cuatro meses.

La misión de "reconocimiento" incluyó varias localizaciones en el metro de Londres, además de atracciones turísticas como el Museo de Historia Natural, el London Eye y el acuario de Londres, según la acusación.

Algunos lugares reconocidos "tenían un llamativo parecido" con los objetivos definitivos elegidos por los suicidas, añadió Flewitt.

Los acusados reconocen que visitaron Londres, pero aseguran que se trataba de un viaje puramente social, y dos de ellos admiten haber visitado la noria y el acuario, aunque con objetivos inocentes.

Los terroristas del 7-J, cuatro musulmanes británicos -tres de origen paquistaní y uno de procedencia jamaicana-, atentaron en la mañana del 7 julio de 2005 contra tres convoyes del Metro de Londres y un autobús urbano, en el primer atentado suicida cometido en suelo europeo.

Sidique Khan, de 30 años; Tanweer, de 22, y Lindsay, de 19 años y único implicado de origen jamaicano, hicieron estallar sus "mochilas-bomba" en tres vagones del Metro, mientras que Hussain, de 18 años, detonó el cuarto artefacto en un autobús a su paso por Tavistock Square, cerca del Museo Británico.