Publicado: 17.04.2014 14:45 |Actualizado: 17.04.2014 14:45

Tres marineros muertos y dos desaparecidos al volcar un pesquero en Asturias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres marineros portugueses han fallecido este jueves y otros dos de la misma nacionalidad siguen desaparecidos tras el naufragio del buque Mar Nosso, que zozobró por razones desconocidas este mediodía a 20 millas al norte de la ría de Navia. La tripulación del arrastrero, de 32 metros de eslora y 183 toneladas, estaba formada por doce marineros —cinco gallegos (todos ellos rescatados con vida) y siete portugueses—, de los que cuatro se encuentran ingresados en Gijón, tres han fallecido, dos siguen desaparecidos y otros tres han sido evacuados a Celeiro, en Lugo.

El barco, con bandera portuguesa y armador de Marín (Pontevedra) faenaba en la costera de la caballa y había salido horas antes del puerto de Avilés en una jornada de mar en calma en la que su señal desapareció repentinamente del radar del Mar da Galega, que faenaba en las inmediaciones del lugar del naufragio.

Tras avisar a Salvamento Marítimo, dicho buque acudió a la zona y comprobó que el Mar Nosso se encontraba quilla al sol y logró rescatar a siete tripulantes de los que cuatro fueron evacuados a Gijón en helicóptero y permanecen ingresados con hipotermia severa aunque su evolución es positiva. Otro de los pesqueros que acudió al lugar del siniestro, el Kika, recuperó del mar los cadáveres de dos fallecidos mientras que el tercero no pudo ser localizado y rescatado hasta media tarde por el buque de Salvamento Marítimo Alonso de Chaves.

Seis de los siete supervivientes —cuatro son gallegos— del arrastrero Mar Nosso han sido dados de alta en la mañana de este viernes y ya viajan de vuelta a sus lugares de origen. Así lo ha confirmado el gerente de los armadores de Marín, Juan Carlos Martín Fragueiro, quien ha detallado que han recibido el alta médica los tres tripulantes que se encontraban en el Hospital da Costa de Burela —Francisco Pereira Iglesias (de Bueu); José Martínez Calo (de Marín); y Bernardino da Hora Bicho (de Portugal)—.

Por su parte, también han sido dados de alta y también viajan ya hacia sus respectivos hogares los tres hombres ingresados en el Hospital de Jove, Jesús Álvaro González (de Marín); Rafael Meijide (de Marín) y el portugués Sebastiao Ferreira (Portugal). Además, el gerente de los armadores de Marín también ha detallado que se prevé que Francisco Alvitres Lema, vecino de Vilagarcía ingresado en el Hospital de Cabueñes (Gijón), reciba el alta hospitalaria en próximas horas.

Según ha explicado Juan Carlos Martín Fragueiro, en estos momentos "ya se están realizando las gestiones" para que "hoy mismo se puedan repatriar los cadáveres" de los tres tripulantes ciudadanos de origen portugués. Ha indicado que este trámite se puede llevar a cabo después de que finalizasen las autopsias en el Instituto Anatómico Forense de Gijón. Por el momento, los cuerpos de estos tres tripulantes han sido trasladados al tanatorio de Cabueñes a la espera de que en la tarde de este viernes se pueda iniciar la repatriación.

Preguntado por las posibles causas que motivaron el naufragio, Fragueiro ha considerado que "es precipitado hacer juicios de valor" y vincular lo sucedido al peso de la carga. Según ha apuntado, estas cuestiones las investigará la Capitanía de Avilés y se aclararán "cuando comiencen las declaraciones ante la comisión de investigación". "Ahora lo importante es atender a las familias y arroparlas en estos momentos tan difíciles para que se pueda superar este trágico suceso lo antes posible", ha asegurado.

El de este jueves ha sido el segundo naufragio de un pesquero gallego con bandera portuguesa en Asturias en poco más de un mes tras el hundimiento el pasado 14 de marzo frente al Cabo Peñas del arrastrero Santa Ana, con base en Muros (A Coruña) en que fallecieron ocho de sus nueve tripulantes. A estos siniestros se sumó el pasado 1 de abril el hundimiento del pesquero Mar de Marín al colisionar contra el mercante Baltic Breeze en la bocana de la Ría de Vigo en el que fallecieron cuatro marineros y otro aún continúa desaparecido.