Público
Público

Tres muerto al caer el techo de un polideportivo en Sant Boi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres personas han muerto y 16 han resultado heridas al hundirse el sábado parte de un pabellón anexo al campo de béisbol de la localidad catalana de Sant Boi de Llobregat, según confirmó una portavoz de los bomberos de la Generalitat, lo que eleva a cinco el número de fallecidos por el temporal de viento.

"Al parecer se ha desplazado la cubierta (del edificio), y habría cedido una pared", indicó la portavoz, que añadió que en el momento del derrumbe habría entre 20 y 30 menores en el lugar, pero que no podía confirmar que los fallecidos fueran niños.

Previamente un guardia civil falleció en Lugo y una mujer en Barcelona, por los efectos del temporal.

El agente de la Benemérita regulaba el tráfico en la localidad de Burela, en Lugo, cuando fue golpeado por un árbol derribado por el fuerte viento, indicó un portavoz del instituto armado.

"Estaba regulando el tráfico en la rotonda (...) de la carretera Lugo 682 cuando fue golpeado por un eucalipto", explicó el representante de la Guardia Civil.

El agente fue evacuado hasta el hospital comarcal y permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde falleció en torno a las 3:45 de la mañana del sábado.

Antes, una mujer murió en Barcelona al caerle un muro encima, según medios. En Cataluña, los bomberos realizaron 497 salidas relacionadas con el viento entre las 10 de la noche del viernes y las 9 de la mañana del sábado, según un comunicado de la Generalitat.

En el País Vasco, 60 personas fueron evacuadas a un colegio en Basauri, Vizcaya, dado que el fuerte viento levantó los tejados de sus casas, de acuerdo con un comunicado del servicio de emergencia SOS Deiak.

La mayor parte de las 561 incidencias atendidas en la región estaban relacionadas con cortes de electricidad, añadió el texto, que señalaba que se han registrado rachas de viento de 167 kilómetros por hora en La Garbea.

COMUNIDADES EN ALERTA

La Agencia Estatal de Meteorología advirtió el viernes de que una borrasca que avanza por el norte de la Península y hasta el sábado provocaría vientos muy fuertes que podrían alcanzar rachas de 150 kilómetros por hora en la costa de Galicia y el Cantábrico, así como en zonas altas del interior de todo el litoral norte.

Catorce comunidades estaban el viernes en alerta por Protección Civil, y Meteorología ha advertido de que el fenómeno irá a más y el sábado todas las regiones del litoral cantábrico estarán en alerta roja por el vendaval.

Las autoridades aconsejan evitar los desplazamientos por carretera, asegurar los objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, muros o edificaciones en construcción.

pero mantendrán la amarilla - Extremadura, las provincias andaluzas de Sevilla, Huelva, Córdoba y Málaga, así como Menorca, Ibiza y Formentera.

También en el suroeste de Francia se registraron fuertes vientos que afectaron al cableado eléctrico, dejando sin suministro a casi un millón de hogares, según las autoridades.

Vientos de hasta 173 kilómetros por hora provocaron el cierre de varios aeropuertos, incluyendo el de Burdeos, y detuvieron el tráfico de trenes. Decenas de caminos estaban bloqueados por árboles caídos y escombros. No se ha informado de víctimas mortales.