Público
Público

Tres muertos por un terremoto en Costa Rica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por John McPhaul

Un fuerte seísmo sacudió el jueves a Costa Rica, provocando la muerte de una adolescente y de dos niñas que vendían caramelos en un parque nacional y dejando heridos y cientos de turistas aislados, tras sacudir los de la capital y volcanes cercanos.

El temblor de magnitud 6.1 hizo estallar vidrios en edificios, provocó grietas en casas y desprendimientos de techos. Además desató derrumbes en zonas rurales y partió una carretera cerca del Parque Nacional del Volcán Poás.

A raíz de este incidente, unos 300 turistas quedaron aislados y buscaban refugios para pasar la noche en un valle donde habían acudido a visitar una cascada.

La televisión mostró imágenes desde el aire de los turistas varados haciendo fogatas y moviendo sus brazos para pedir ayuda, pero las autoridades dijeron que no había manera de rescatarlos hasta el día siguiente.

Las dos niñas muertas, que eran hermanas, vendían caramelos a turistas cuando quedaron sepultadas por un corrimiento de tierras, dijo Jorge Jiménez, un portavoz de la Cruz Roja. Una adolescente también murió cuando su casa, ubicada en una ladera del volcán, fue arrastrada por un deslave.

Existía el temor de que varias personas más en poblaciones cercanas al volcán pudieran estar atrapadas en casas que se cayeron durante el seísmo, dijo Rebeca Madrigal, portavoz de la Comisión Nacional de Emergencias.

El epicentro del movimiento telúrico -que ocurrió a las 13:21 hora local (19:21 GMT)- fue a 32 kilómetros al noroeste de San José, con una profundidad de 35 kilómetros, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés).

Entre los heridos también había algunos trabajadores de una obra en construcción en la capital que estaban en un décimo piso.

Daniel Gallardo, director de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias, dijo además que podía haber personas atrapadas en una fábrica.

TURISTAS PIDEN AUXILIO

Habitantes de la capital narraron que pedazos de yeso del techo de sus casas se cayeron por el seísmo, que duró unos 40 segundos.

"Me asustó mucho. Primero me puse debajo de una viga y, luego cuando se calmó un poco, salí de la casa", contó Michael Henreichs, un abogado de 35 años que vive en una zona residencial de San José.

Cadenas televisivas locales mostraban algunos edificios en el centro de San José dañados, con ventanas rotas.

"Estaba afuera y de repente pude ver a todo el edificio temblando. Podías ver el agua de la piscina moviéndose como en un tsunami", dijo Dan Whitlock, un ciudadano estadounidense que está de visita en San José para trabajar de misionero.

De acuerdo con Whitlock, el temblor fue tan fuerte que la gente se caía al tratar de salir del hotel.

Una radio local reportó que el servicio eléctrico y las redes telefónicas se cayeron en parte de la capital y algunas empresas evacuaron a sus empleados.

Costa Rica es un destino turístico popular por sus frondosos parques nacionales, volcanes y la rica vida silvestre, pero al igual que el resto de Centroamérica es propensa a desastres naturales.

Los sismos de una magnitud mayor a seis pueden causar daños importantes en zonas pobladas. El seísmo del jueves fue medido inicialmente en 6.2 de magnitud.