Público
Público

Dos de los tres sospechosos de amenaza de atentado son de EEUU, según CNN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos dos de los tres individuos implicados en la amenaza de atentado contra Estados Unidos en vísperas del décimo aniversario de los ataques del 11S serían estadounidenses, según indicó la cadena CNN.

La cadena cita a un alto funcionario que indicó bajo condición de anonimato que hay tres individuos implicados en la trama conocida el jueves y en la que aparentemente podría estar involucrado un coche bomba. Dos de ellos, indicó la cadena, se cree que tienen nacionalidad estadounidense.

El espionaje estadounidense ha interceptado comunicaciones de la red terrorista Al Qaeda en Pakistán que indican que planeaban un atentado en Nueva York o en Washington, asegura la cadena, que cita a un funcionario del Gobierno.

Las comunicaciones provienen de una fuente que ha facilitado información "fiable" anteriormente a los servicios de inteligencia estadounidense, indicó el funcionario, que aclaró que no se han descubierto otras pruebas que corroboren un ataque.

Según la información obtenida el plan, que involucraría el uso de un vehículo con un artefacto explosivo, estaba diseñado para que coincidiera con el décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre, en los que murieron 3.000 personas.

El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, indicó en una entrevista por televisión que las autoridades llevan meses revisando las posibles amenazas contra el país, sobre todo después de la información encontrada durante la operación militar que acabó con Osama Bin Laden en Pakistán el pasado 1 de mayo, aunque ésta es la primera "creíble".

El entonces jefe de Al Qaeda se planteaba formar un grupo de terroristas para atentar en EEUU en el décimo aniversario de los ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, según se ha conocido posteriormente.

Las autoridades han reiterado que se trata de una amenaza "creíble" pero "no confirmada" y han hecho un llamamiento a los ciudadanos a que continúen con su vida cotidiana pero vigilantes ante cualquier movimiento sospechoso.