Público
Público

Tres vidas dispares unidas por el extremismo y con un punto final común

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Indonesia fusiló hoy a los tres islamistas condenados a muerte por los atentados de Bali de 2002, con lo que acabó con las dispares vidas de estas personas unidas por el fundamentalismo.

El radicalismo religioso fue el factor principal que ligó tres trayectorias y personalidades tan distintas, y limó sus diferencias hasta hacerles coincidir en la concepción y puesta en práctica del mayor atentado terrorista de Indonesia, en el que perdieron la vida 202 personas.

Iman Samudra (Serang, 1970), condenado a muerte como responsable de la ejecución del atentado, fue un estudiante brillante y el único con una titulación de los 33 sentenciados por participar en los atentados de Bali.

Los servicios antiterroristas indonesios lo tildaron de "intelectual en la sombra" y "experto informático" del grupo involucrado en la matanza.

Además, Imam Samudra se hizo famoso por sus arranques temperamentales, su falta de arrepentimiento y sus venenosas declaraciones ante los medios, como cuando señaló el pasado junio que esperaba que hubiese más atentados "en represalia" si él y sus compañeros eran ejecutados: "Dios lo quiera", apostilló.

El elemento religioso siempre estuvo presente en la vida de Iman Samudra.

A principios de la década de los 90 se trasladó a Malasia para dar clases en un colegio islámico vinculado a Abu Bakar Bashir, el líder espiritual de la Yemaa Islamiya (YI), el brazo regional de la red terrorista internacional Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Luego, se le perdió la pista durante años antes de volver a aparecer en la preparación de los atentados de Bali: el fiscal llegó a acusarle de haberse infiltrado en Afganistán y de haber aprendido a fabricar bombas con la milicia radical islámica afgana de los Talibán.

En contraste, Amrozi (Tenggulun, 1962), condenado a muerte por comprar los explosivos y la furgoneta con la que se perpetró el atentado, era una persona extrañamente risueña, tanto que se le llegó a apodar "el terrorista sonriente".

El quinto de trece hijos, fue un joven mucho más interesado en las motos y en sus compañeras de clase que en los estudios, y pronto comenzó a trabajar como mecánico.

La religión no fue una fuerza dominante en su vida hasta finales de los 80, cuando marchó a Malasia y se reencontró con su hermano mayor, Muklas, conocido como Ali Gufron y tercer condenado a muerte por la masacre de Bali.

Cuando regresó a Java, a mediados de los 90, se había convertido en un hombre de profundas convicciones religiosas, coincidieron en señalar los habitantes de su ciudad natal tras su detención, y se involucró en una escuela islámica.

Al igual que Imam Samudra, Amrozi mantuvo lazos con el líder espiritual de la YI, Abu Bakar Bashir, con quien admitió haberse reunido en varias ocasiones a lo largo de la última década del siglo pasado.

"El terrorista sonriente" reiteró en varias ocasiones su falta de remordimientos por los atentados de Bali y alardeó de una patente falta de escrúpulos.

"Continuar con la guerra santa, eliminar a los sionistas y a la basura cristiana. Dios es grande, esta es mi canción", cantó desde detrás de los barrotes de su celda para una cadena de televisión sin quitar su permanente sonrisa.

El pasado mayo se convirtió en bígamo -una práctica rara pero legal en Indonesia- al volver a casarse con su primera esposa, de la que se había separado para contraer matrimonio con su segunda mujer, que autorizó este enlace sellado a distancia.

Por último está Ali Gufrón (Tenggulun, 1960) un antiguo maestro islámico al que se condenó acusado de colaborar en la planificación y financiación de los atentados de Bali.

Aunque negó cualquier implicación directa en la tragedia, recientemente declaró: "Si Dios quiere que sea ejecutado por infieles, incluyendo hipócritas y apóstatas, porque estoy haciendo la guerra santa según su voluntad, entonces he logrado mi mayor ambición".

También él, como los otros dos condenados a muerte, está relacionado con el líder espiritual de la YI, ya que estudió en su escuela islámica de Solo (Java).