Público
Público

El triángulo de la exportación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

China. (Casi) la segunda potencia mundial.

Los datos presentados del segundo trimestre de la economía japonesa han confirmado que China va camino de superar este año a Japón y convertirse en la segunda potencia económica del mundo. La economía china creció un 11,1% en el primer semestre, mostrando señales de una ralentización moderada tras las medidas aplicadas por Pekín para controlar el riesgo de sobrecalentamiento. Así, el PIB creció un 10,3% interanual en el segundo trimestre, por debajo del 11,9% alcanzado durante los primeros tres meses, pero muy por encima del objetivo de crecimiento del 8% del Gobierno chino para este año. El FMI prevé un crecimiento para China del 10,5% en 2010, y del 9,6% en 2011. La expansión de la economía china es el principal motor de recuperación de las economías del Sureste asiático, la región con el crecimiento económico más rápido del planeta.

El principal reto de Pekín es controlar el riesgo de sobrecalentamiento e inflación, que se ha multiplicado con las medidas de estímulo fiscal para superar la crisis. El Gobierno chino ya ha puesto en marcha una serie de políticas fiscales y monetarias restrictivas dirigidas a reducir el crédito y la liquidez en los mercados, así como para frenar la actual burbuja especulativa en el mercado inmobiliario. En el mercado laboral, las recientes huelgas en las fábricas de la automovilística japonesa Honda y en otras plantas del sur del país han sacado a relucir el creciente poder de negociación de los trabajadores y la necesidad de mejorar sus salarios y condiciones laborales.  

Brasil vive tiempos de gloria. La rápida recuperación de su economía tras el impacto de la crisis financiera internacional de 2008 ha dado muestras de la solidez del modelo de estabilidad macroeconómica y ortodoxia liberal que instauró Fernando Henrique Cardoso y continuó Luiz Inácio Lula da Silva, hasta el punto de que, en el primer trimestre de este año, Brasil alcanzaba la mayor tasa de crecimiento del PIB interanual de los últimos 14 años: un 9%, que obligó a revisar al alza las previsiones para el ejercicio, que tanto el Gobierno como el Banco Mundial ubican ligeramente por encima del 7%.

Paralelamente, el Ejecutivo ha tomado las medidas necesarias para contener el calentamiento de la economía y la inflación, que se proyecta para este año y para el siguiente ligeramente por debajo del 5%.

La pujanza de las inversiones y de la demanda interna, al calor de una nueva clase media que se consolida en Brasil -la llamada clase C- están en la base de ese dinamismo. Junto a ello, una nueva coyuntura internacional beneficiosa para toda la región latinoamericana dibuja para los próximos años un escenario de precios altos para las commodities (materias primas). Todo ello contradice el viejo refrán de que 'Brasil es el país del futuro y lo será siempre'.

Además, aunque la gran fortaleza de Brasil está en sus vastos recursos naturales, especialmente en el sureste, el país cuenta también con una poderosa industria y, de la mano del apoyo gubernamental y del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES), las empresas brasileñas han consolidado su presencia en la región. 

En India se discute a menudo si el país es como un elefante, el lento paquidermo con el que siempre se le ha identificado, o un tigre, como las agresivas economías asiáticas. Pero la comparación más certera para el subcontinente sería un animal mitológico con cabeza de tigre y cuerpo de elefante. Así lo demuestra por un lado el 9,4% de crecimiento ecónomico que el FMIl ha pronosticado para este año, por encima de las propias expectativas del Gobierno indio. Para 2011 ambas instituciones calculan un aumento del 8,5% del PIB.

Pero la gestión de los Juegos de la Commonwealth el próximo octubre pone de manifiesto todas sus lacras: corrupción masiva, salarios miserables, estadios con goteras o epidemia de dengue. 'La corrupción es omnipresente y afecta a toda la sociedad', reconoce Shrawan Nigam, desde el Consejo Indio de Investigación sobre Relaciones Económicas Internacionales. Otro problema destacado es la inflación, que este año ha encarecido un 15% los alimentos.

India cuenta con una clase media y alta de 300 millones de personas, el mayor número de millonarios en Asia, pero al tiempo existen otros 800 millones que viven con menos de dos dólares al día.

'Las desigualdades están aumentando', señala Nigam. La revista Forbes destacó recientemente que el industrial indio Mukesh Ambani será la persona más rica del mundo en 2014. El empresario podrá observar desde su rascacielos en Bombay, la vivienda más costosa del mundo, cómo el 60% de la megaurbe habita debajo, en las chabolas.