Público
Público

Un tribunal condena a cadena perpetua a Abdelkader Bellirajal, líder de una red terrorista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía antiterrorista del Tribunal de Apelación de la localidad marroquí de Salé condenó hoy a cadena perpetua a Abdelkader Belliraj, acusado de liderar una red terrorista que operaba en Marruecos y en el extranjero.

Belliraj, detenido en febrero de 2008 en Marruecos por "atentado contra la seguridad interior del Estado", fue condenado también por "constitución de una banda criminal para preparar y cometer actos terroristas en el marco de un proyecto colectivo dirigido a atentar contra el orden público", informó la agencia oficial MAP.

Se le imputaron además los cargos de "tentativa de homicidio voluntario con premeditación", "robo calificado y tentativa de robo calificado", y "tenencia ilegal de armas y explosivos".

Los otros 34 acusados recibieron penas que oscilaron entre un año de cárcel exento de cumplimiento y 30 años de prisión firme.

Entre los detenidos en febrero del año pasado figuraban los líderes del partido político "Haraka al Umma" (Movimiento para la Comunidad), Mohamed Amin Ragala y Mohamed Meruani, y el del partido "Al Badil al Hadari" (Alternativa de Civilización), Mustafa Moatasim, cuyas condenas fueron de 25 años de prisión firme.

En la lista de arrestados había también comerciantes, un desempleado con antecedentes delictivos, un camarero, un gerente de hotel, varios profesores, un peón de albañil, un comisario de policía, un periodista y un directivo de una empresa de telecomunicaciones.

Las autoridades indicaron que la red preparaba atentados contra políticos, militares y miembros de la comunidad judía, así como que se había coordinado con Al Qaeda, Hizbulá y el argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC).

Según se reveló durante la investigación, las pesquisas efectuadas en los domicilios de sus integrantes condujeron al descubrimiento, principalmente en Casablanca y Nador, de un importante cargamento de armas de fuego y municiones.

La Fiscalía antiterrorista había solicitado el pasado junio la pena de muerte contra Belliraj, la cadena perpetua para otros once arrestados por presunta pertenencia a ese grupo, penas de 25 años de cárcel para otros dos, y de hasta 20 años para el resto de acusados.

Belliraj, que tiene la doble nacionalidad belga y marroquí, fue confidente de los servicios secretos de Bélgica y es además el presunto autor de seis asesinatos en dicho país a finales de los años ochenta y principios de los noventa.