Público
Público

Un tribunal dicta la tercera orden de captura contra el ex mandatario Shinawatra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo de Tailandia dictó hoy la tercera orden de búsqueda y captura contra el depuesto primer ministro Thaksin Shinawatra, por faltar a la vista en la que pretendía dar lectura a la sentencia de su primer juicio por supuesta corrupción.

Esta orden de detención fue emitida el mismo día en el que el Parlamento eligió nuevo primer ministro de Tailandia a Somchai Wongsawat, cuñado de Shinawatra y "numero dos" del Partido del Poder del Pueblo (PPP), que encabeza la coalición gubernamental integrada por otros cinco partidos.

El Tribunal Supremo aplazó hasta el próximo 21 de octubre la lectura de la sentencia del juicio al ex mandatario y multimillonario.

El juicio contra el ex mandatario depuesto guarda relación con la concesión de un préstamo a Birmania (Myanmar) para, supuestamente, financiar en ese país un negocio para una de las empresas del conglomerado que fundó antes de dedicarse a la política.

La segunda orden de búsqueda y captura contra Shinawatra fue emitida el martes cuando faltó a la penúltima vista del juicio al que tenía la obligación de comparecer para declarar por supuesto abuso de poder, al intervenir, cuando era jefe del Ejecutivo, en la concesión al gobierno militar birmano de un préstamo de 4.000 millones de bat (unos 170 millones de dólares).

Según la acusación presentada por la Fiscalía contra el ex primer ministro, el gobierno de Birmania solicitó el empréstito al banco estatal tailandés Export-Import para adquirir equipos de telecomunicaciones a la compañía Shin Satellite, por entonces propiedad de la familia Shinawatra

Contra Shinawatra, derrocado hace dos años por medio de un golpe de Estado militar, el Tribunal Supremo emitió el pasado agosto la primera orden de búsqueda y captura después de que violara la libertad provisional y se exiliara en el Reino Unido.

Antes de llegar al poder en el 2001, Shinawatra traspasó a su esposa, dos hijos y otros miembros del clan familiar la mayor parte del conglomerado empresarial que fundó tras dejar el cuerpo policial, en el que alcanzó el grado de coronel.

En el 2006, la familia del entonces primer ministro vendió a la compañía estatal singapuresa Temasek Holdings el 49,6 por ciento de Shin Corporation por unos 70.000 millones de bat (2.230 millones de dólares), en una polémica transacción declarada libre de impuestos.