Público
Público

Un tribunal europeo autoriza el uso de decodificadores de cualquier país para ver fútbol

Señala que es legal que los aficionados usen servicios de televisión extranjeros y que vender los derechos país por país infringe la ley de la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El máximo tribunal europeo ha abierto el camino para que los aficionados británicos al deporte puedan seguir partidos en directo a través de servicios de televisión extranjeros más baratos, lo que anticipa una confrontación con los titulares de los derechos que tratarán de proteger su mercado.

El caso legal, que tendrá enormes ramificaciones en el modo en que se venden los derechos, comenzó cuando Karn Murphy, propietaria de un pub inglés, fue multada por emitir partidos de la Premier League a través de un decodificador de pago de la televisión griega. El tribunal falló a favor de Murphy y determinó que la venta de derechos país por país infringía la ley de la UE. 'Esto introducirá una mayor competencia en el mercado, lo que tiene que ser buenas noticias para los clientes', dijo el abogado de Murphy, Paul Dixon.

No obstante, otros abogados y analistas dicen que el fallo simplemente podría desatar una pelea entre los titulares de los derechos de competiciones como la Premier League para lidiar con el nuevo sistema, que incluso podría costar más a los aficionados al deporte en el futuro. 'Las federaciones de fútbol y otros titulares de derechos, tendrán que romper su estrategia de garantizar el acceso a las retrasmisiones de partidos y otros contenidos país por país', dijo Dominic Batchelor, socio de la firma de abogados Ashurst. 'No obstante, los derechos de emisión son tan lucrativos que los titulares de los mismos tratarán de hallar modos de mantener sus ingresos. Esta decisión podría incluso ser un autogol para los aficionados si el coste de ver las retransmisiones se convierte en fijo al mayor precio factible en toda la UE'.

Los operadores británicos, como BSkyB, pagan una cuota muy superior por los derechos de la Premier que otros operadores europeos. Una opción podría ser que la Premier vendiera sus derechos de forma paneuropea, lo que conlleva el riesgo de que el coste se incremente en otros mercados europeos. BSkyB tiene casi todos los derechos de emisión de la Premier inglesa y ha tratado de poner freno a los numerosos pubs de todo el país que emiten los partidos a través de servicios extranjeros. 'El Tribunal de Justicia determina que la legislación nacional que prohíbe importar, vender o usar tarjetas de decodificadores extranjeros es contraria a la libertad de proveer servicios y no puede justificarse', dijo el fallo.

Laurence Cohen, un especialista en propiedad intelectual en la firma de abogados londinense Latham & Watkins, dijo que los titulares de los derechos podrían dejar de venderlos a determinados mercados o imponer un desfase temporal. 'Veo que afectará a importantes acontecimientos deportivos, pero francamente no creo que sea algo que tenga un impacto económico masivo', dijo. El Alto Tribunal de Londres decidirá ahora cómo aplica el fallo en el caso de Murphy.