Público
Público

Un tribunal francés falla contra Google por la copia de libros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tribunal de París determinó el viernes que el gigante estadounidense de Internet Google era culpable de violar la ley de los derechos de autor al digitalizar libros y poner extractos online, tras una demanda de los editores franceses.

El tribunal falló contra Google después de que el grupo La Martiniere, que controla la editorial más erudita de Francia, Editions du Seuil, argumentando que los editores y autores salían perdiendo en la última fase de la revolución digital.

El juez ordenó a Google pagar 300.000 euros en concepto de daños e intereses y parar la reproducción digital del material.

La Martiniere y la Asociación de Editores y Autores franceses, SGDL, consideran que el escaneo de libros era un acto de reproducción por el que se debería pagar y había solicitado una multa para la compañía estadounidense de 15 millones de euros.

Acusaron a Google de escanear libros gratuitamente, dejando que los usuarios buscaran el contenido gratis, cosechando beneficios de los anunciantes pero no compensando de manera adecuada a los creadores y los editores originales de las obras.

"Incluso si no podemos deshacer el proceso de digitalización, esto implica que no pueden usar nada del material digitalizado nunca más", dijo a Reuters Yann Colin, abogado de La Martiniere.

Colin indicó que incluso si Google decidiera apelar, la decisión entraría en vigor inmediatamente.

Mientras los lectores electrónicos ganan en popularidad y las bibliotecas online se expanden, las compañías y los Gobiernos están dispuestos a aprender de los errores cometidos por la industria de la música y el cine cuando su contenido llegó a Internet.

Políticos franceses, entre ellos el presidente Nicolas Sarkozy, han sido particularmente directos, presionando por un programa de digitalización pública más amplio que sea financiado parcialmente por un gran préstamo nacional.

Google ha escaneado hasta la fecha 10 millones de libros a través de asociaciones con bibliotecas en un ambicioso proyecto para poner la literatura mundial en la Red. El buscador permite localizar extractos de libros protegidos por los derechos de autor y el texto completo de las obras libres.

Google ha sido alabado por incrementar el acceso a los libros y dar nueva vida a obras descatalogadas pero ha sido criticado y ha recibido más de una demanda por escanear libros que aún tienen derechos de autor sin el permiso de los propietarios de los mismos.

Recientemente alcanzó un acuerdo con Estados Unidos tras una larga negociación con los autores y editores dirigida por el Sindicato de Autores de EEUU, que había demandado a Google por infringir los derechos.

El acuerdo, que incluye medidas para localizar y compensar a los autores, pero sólo cubre a los libros publicados en América del Norte, Reino Unido y Australia, y los libros registrados en la oficina de los derechos de autor de EEUU.

Aún no ha sido aprobado por un tribunal de EEUU antes de que entre en vigor.