Público
Público

"El Tribunal Supremo no se basa en datos reales"

Entrevista a Albert Branchadell, linguïsta y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

1

¿Qué impulsó la inmersión lingüística en catalán?

Había que producir alumnos bilingües, pero como la situación social del catalán era muy precaria, se pensó que la educación debía tener una función compensatoria. La primera Ley de Normalización Lingüística se hizo en 1983.

2

¿Ha funcionado el modelo?

Sí. Ningún estudio demuestra que la competencia de los alumnos en castellano sea peor que en el resto del Estado. De hecho, en algunos casos nos encontramos con lo contrario: que la competencia en catalán de los alumnos no es satisfactoria. Hay gente que nominalmente lo habla pero tiene problemas para usarlo de forma espontánea, hay muchos ejemplos, desde Estopa hasta algunos jugadores del Barça.

3

El Supremo considera que la situación del catalán es distinta a la de los ochenta.

El pronunciamiento del Supremo es temerario, no se basa en datos reales. Es un pronunciamiento político. La realidad social es que en algunos aspectos, el catalán está peor ahora que en los ochenta, porque ha llegado mucha población inmigrante que si no consigue ser bilingüe, puede tener problemas en el futuro. Jugar con el modelo es peligroso.

4

¿Hay alguna razón para impartir más castellano?

Es posible que haya alumnos en zonas como Olot (Girona) que tengan problemas con el castellano, pero no hay datos objetivos que lo prueben. La presencia del castellano en la sociedad es tan notable que es difícil que eso ocurra. Pero es cierto que hay un veto ideológico a que el castellano sea lengua vehicular que no se da, por ejemplo, con el inglés.

5

¿La comunidad lingüística pide más horas de castellano?

La comunidad científica suscribe el modelo tal como está porque da buenos resultados. No es necesario dar más asignaturas en castellano, pero tampoco debería ser imposible.