Público
Público

Trichet confirma un alza de tipos para este mes

Este movimiento beneficia a la economía alemana pero ralentiza el crecimiento español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco Central Europeo (BCE) sigue erre que erre. La economía alemana tira y con eso es suficiente para que este organismo decida subir los tipos de interés. En la reu-nión de junio, Jean-Claude Trichet, el presidente, lo dejó caer, pero ayer prácticamente lo confirmó. La próxima semana habrá una subida de tipos de interés en la Unión Europea, previsiblemente de 0,25 puntos. Con ello, el precio del dinero se situará en el 1,5%, un nivel todavía reducido y asumible pero que perjudica la recuperación de la economía española, todavía muy débil, ya que cuanto más alto está el precio del dinero más se retraen las inversiones porque el crédito es más caro. Y precisamente a una economía con un crecimiento tan lento como la española, cualquier traba es muy poco bienvenida.

El BCE lo sabe, pero argumenta que sus decisiones son para toda la zona del euro y no sólo para algunos países. Y eso que los que están en problemas son ahora casi mayoritarios. A Alemania, sin embargo, le viene bien porque así se evita un recalentamiento.

El precio del dinero se elevará 0,25 puntos, hasta situarse en el 1,5%

El argumento de Trichet es que la posición de la política monetaria es todavía acomodaticia y 'persisten los riesgos al alza para la estabilidad de precios'. Lo que no precisó en su discurso de ayer en su intervención ante el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE fue que las decisiones de tipos deberían tomarse con las previsiones de subidas estables de precios, y el alza de precios en el que estamos instalados depende exclusivamente de la cotización del petróleo, algo supuestamente pasajero.

Tan es así que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) decidió liberar a partir de esta semana parte de las reservas estratégicas de crudo de sus socios, con el objetivo de que se redujera el precio del petróleo. Sin embargo, la decisión de la AIE, que tuvo un efecto inmediato cuando se anunció la semana pasada (el día en que se conoció, los precios del crudo se desplomaron), podría ser contraproducente. Según expertos del mercado, la agencia (que depende de los 28 países más desarrollados) ha transmitido desconfianza hacia la OPEP (el cártel que controla el 40% de la producción mundial) y, sobre todo, hacia su socio más importante y, hasta ahora, fiel aliado de Occidente: Arabia Saudí. De hecho, el barril de Brent ya ronda los 111 dólares, cerca de los 114 dólares a los que cotizaba antes del anuncio, del que sólo hay otros dos precedentes en los últimos 37 años (ambos, por falta de suministro, una situación que actualmente no se da).

Pese a que su decisión de subir los tipos de interés beneficia especialmente a Alemania, Trichet también tuvo ayer una crítica para este país, al calificar de 'estrechez de miras' a la actitud de quienes, como el Gobierno de Angela Merkel, insisten en pedir que la banca contribuya al segundo rescate de Grecia (algo que ayer se pactó con los bancos alemanes, precisamente). Lo que sea debe ser puramente voluntario, a juicio de Trichet, quien abogó por las privatizaciones en su lugar.