Público
Público

Trichet y Draghi piden más rigor fiscal

Bruselas reclama más reformas a España en busca de un mayor crecimiento y empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y su sustituto al frente de la entidad, y todavía gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, coincidieron ayer al afirmar que la Unión Europea necesita cambios en sus tratados para establecer reglas sobre 'disciplina fiscal' y en la gobernanza del euro.

Trichet consideró que, en el futuro, la eurozona deberá dotarse de un sistema de medidas 'ejecutorias' firmes para sancionar a los países que no cumplan las reglas y recomendaciones de los demás miembros de la moneda única sobre sus finanzas públicas.

El presidente del BCE espera que 'los pueblos europeos se doten de una confederación' con un 'Gobierno' y un 'ministro de Finanzas confederal' que, entre otras cosas, 'imponga una decisión' a cualquier país que eludiera tales obligaciones o recomendaciones, según indicó en un debate organizado por el Instituto Montaigneen París. Ese ministro confederal, además, sería el que negociaría en nombre de los países del euro en la escena internacional.

Trichet calificó de 'absolutamente necesario' que los gobiernos de la eurozona apliquen de manera 'inmediata' las reformas pactadas por el Eurogrupo el pasado 21 de julio, en las que se aprobaron los cambios del fondo de rescate y el segundo apoyo a Grecia.

Sin embargo, Draghi, que también participó en el debate, consideró que aplicar los acuerdos de la cumbre de julio 'no es suficiente' y que la crisis de la deuda soberana deriva del carácter 'incompleto' de la Unión Económica y Monetaria.

Aún así, el próximo presidente del BCE puntualizó que 'la Unión Monetaria ha sido un gran éxito' y dijo que sigue 'convencido de que, sin la moneda única, la crisis habría sido mucho peor'.

La Comisión Europea aseguró ayer que las medidas de austeridad no serán suficientes para combatir la ralentización del crecimiento en países sometidos a mayor presión, como España.

El portavoz económico de la Comisión, Amadeu Altafaj, afirmó que esa austeridad 'tiene que ir acompañada necesariamente de reformas económicas para que haya más crecimiento y más empleo'.

Bruselas espera una ralentización en la UE para el segundo semestre del año.