Público
Público

El tridente se hincha

El Barcelona ha ganado siempre con Messi, Pedro y Villa juntos, que golean. Iniesta, elegido Balón de Oro según la Gazzetta'; hoy se anuncian los finalistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A principios de década, el concepto del tridente ofensivo se puso de moda en el fútbol europeo. En Barcelona, se acuñó con la llegada de Saviola en la temporada 2001-2002. Los diarios deportivos y la afición azulgrana vieron entonces una delantera de lujo en la formada por el argentino, Kluivert y Rivaldo.

En la temporada en que coincidieron los tres, sumaron 43 tantos en la Liga 2001-2002. En 14 jornadas, Messi, Pedro y Villa llevan ya 27 goles (los mismos, por cierto, que suman Cristiano, Higuaín y Ozil en el Madrid) de los 41 del equipo. Contando todas las competiciones, alcanzan las 41 dianas en 21 partidos sobre un total de 60 (un 68%). Pero es que, además, son los responsables de 19 de las 41 asistencias del equipo (46,34%).

Messi dio una asistencia y marcó dos goles a Osasuna. La asistencia se la dio a Pedro y el tanto de jugada nació de un pase en profundidad de Villa. Ante el Madrid, el argentino no marcó, pero asistió a Villa en uno de sus dos tantos y Pedro también marcó, a pase de Villa. En la goleada a Almería, fue Villa quien no agujereó las redes y sin embargo le dio a Messi un pase de tacón para que abriera el marcador.

Y así, se podrían ir rescatando hasta 16 encuentros, de los 21 que lleva el Barça, en los que alguno de los tres ha marcado. En los diez partidos en que han coincidido como titulares, el Barça siempre ha ganado. Y siempre lo ha hecho con gol de Messi, de Pedro, de Villa, de dos de ellos o los tres (sucedió ante el Panatahinaikos en el Camp Nou y en el estadio del Getafe).

La esencia del Barça, sin duda, está en un centro del campo que domina la posesión en todos los encuentros y genera el juego de ataque. Sin Xavi, Iniesta o incluso Busquets, no sería posible que la delantera se hinchara a marcar y a asistir. Por eso, si se confirma la filtración que ayer publicó La Gazzetta dello Sport, Iniesta ganaría el Balón de Oro, del que hoy se conocerán finalistas, y Xavi quedaría segundo, por encima del propio Messi.

Pero la enorme incidencia del actual tridente en el conjunto azulgrana es innegable. Si mantuvieran el ritmo goleador que llevan esta campaña (aunque la clave es que Messi está marcando con más asiduidad que ningún mortal en muchos años), superarían incluso la escandalosa cifra de 72 tantos en Liga que sumaron Etoo, el propio Messi y Henry en la campaña del triplete.

Aquel curso, en el que los de Guardiola batieron tantos récords, el concepto de tridente goleador alcanzó su punto extremo a niveles cuantitativos. A Etoo, sin embargo, ni sus 30 goles en Liga ni el de la final de la Liga de Campeones le valió para seguir al agosto siguiente. En su lugar llegó Ibra, que marcó 16 goles pero calentó banquillo en la recta final de la temporada y que acabó saliendo del club peleado con Guardiola, al que critica casi cada semana. Mientras tanto, Henry se acababa de desinflar y permitía la irrupción de Pedro.

Su consagración en el primer equipo y la llegada de Villa titulares ambos en la final del Mundial han acabado de engrandecer la figura de Messi y han llevado al tridente a la máxima expresión. Sin duda el asturiano, a diferencia de Etoo o Ibra, jugará al menos dos campañas seguidas con Pep. Hay tridente para rato.