Público
Público

Trinidad Jiménez se reúne hoy con Abás en Ramala

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se reunirá hoy con su homólogo palestino, Riad Malki, y con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, en la ciudad de Ramala, en Cisjordania, donde pondrá fin a su visita a Oriente Medio.

Jiménez comenzará la jornada con una entrevista en la capital administrativa de la ANP, con una entrevista con Malki en la sede del Ministerio de Exteriores palestino, y a continuación se desplazará a la Mukata o sede de la presidencia, para un encuentro con Abás, según el programa de trabajo.

En su tercero y último día en la zona visitará también una escuela en la localidad cisjordana de Salfit financiada por la Cooperación Española (AECID), antes de iniciar el regreso.

Jiménez ha resaltado en esta primera visita a Israel y los territorios palestinos como jefa de la diplomacia española, la necesidad de que israelíes y palestinos reanuden las negociaciones.

"No puede ser que en estos momentos no haya conversaciones directas (..) y, aunque haya habido determinado retroceso y determinados obstáculos hay que volver a sentarse, hay que superar los obstáculos porque se han dado ya pasos importantes", manifestó ayer en rueda de prensa.

Jiménez ofreció los buenos oficios de España porque "siempre hemos querido jugar un papel constructivo, positivo, de intentar ayudar a las partes para que lleguen a un entendimiento y así lo seguiremos haciendo en el futuro".

Ayer la ministra fue testigo de la complejidad del conflicto cuando fue abucheada e insultada por colonos judíos al visitar la ciudad cisjordana de Hebrón, bajo ocupación israelí, en un incidente al que ella misma quitó importancia.

El incidente se produjo cuando recorría el casco histórico de Hebrón, rehabilitado con financiación de la cooperación española, y fue increpada por al menos una decena de colonos que la tacharon de "antisemita", "nazi" y persona que "odia a Israel".

Ante los abucheos, la jefa de la diplomacia española siguió su recorrido con normalidad y explicó a los periodistas que "no pasaba nada" pues "todo el mundo es libre de expresar su opinión".