Público
Público

La tripulación española del "Alakrana" llega a casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 16 tripulantes españoles del atunero "Alakrana" llegaron el sábado a España desde las islas Seychelles, después de 47 días de secuestro por piratas somalíes en aguas del océano Índico.

La llegada a la base madrileña de Torrejón de Ardoz no fue recogida por cámaras de televisión y no hubo reporteros gráficos ni periodistas en el recinto de la base por expreso deseo de las familias.

en total eran 36 marineros -, y algunos de los familiares que se desplazaron a Puerto Victoria a recibirles, volaron en un avión fletado por el Ministerio español de Defensa, donde también viajan miembros del Gobierno y diplomáticos.

Posteriormente se dirigieron a Galicia y País Vasco, de donde proceden.

Los familiares de los ocho marineros vascos hablaron ante la prensa en el aeropuerto vizcaíno de Loiu y mostraron su agradecimiento "a todos".

"Físicamente se les nota el trago que han pasado, es normal, hay gente que viene un poco enferma, que necesita recuperación, mentalmente necesitarán tratamiento, pero vienen bastante fuertes", explicó Argi Galbarriatu, hermana del capitán del pesquero.

"(Están) muy animados por todo el apoyo que les ha dado los medios, el pueblo y todo el mundo, también os agradecen vuestra labor y vuestra ayuda", agregó, en referencia a los medios de comunicación.

Argi Galbarriatu dijo que la decisión de que no hubiera medios de comunicación en el reencuentro en España fue "por petición de todas las familias, hemos pedido intimidad en este primer momento", y agregó que los marineros vascos hablarán ante la prensa el martes, cuando tienen que declarar ante el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

En Galicia, fue el patrón Ricardo Blach, la voz de los marineros durante los 47 días de secuestro, quien realizó una breve intervención ante la prensa tras llegar al aeropuerto de Peinador, en Vigo.

Blach pidió tranquilidad a los medios, que les dejen descansar, y relató el momento de la liberación.

"La liberación ha sido de nervios, de temor, y desconfianza total, porque cuando estaban ya a punto de liberarnos, donde estábamos fondeados había otro barco que era otro grupo, que no eran los mismos piratas que nos tenían secuestrados", contó.

"Nos decían 'tener mucho cuidado que en cuanto os liberemos os van a intentar coger el otro grupo'", dijo.

"Entonces, yo ya tenía avisados a las fragatas y a los helicópteros (de la Armada española) para que estuvieran pendientes, y nada más saltar el último pirata, les hemos llamado a las fragatas, han venido inmediatamente los dos helicópteros, nos han protegido muy bien", añadió, agradeciendo la labor de la Marina española.

HABLARÁN ANTE EL JUEZ

Los marineros españoles, que al llegar a Seychelles el viernes de madrugada relataron los maltratos sufridos en más de mes y medio por sus captores, tendrán que declarar ante Pedraz, que va a investigar la trama "jurídico financiera" en torno a la liberación del pesquero.

El magistrado también ha dirigido la instrucción de la causa contra dos de los presuntos piratas, Cabdullahi Cabduwilly (alias Abdu Willy) y Rageggesy Hassan Aji (alias Raageggsy Admi Haman), detenidos por la fragata Canarias al día siguiente del secuestro.

Ambos permanecen en prisión provisional, y Pedraz les ha comunicado esta semana su procesamiento por 36 delitos de detención ilegal, un robo con violencia en las personas y uso de armas.

La tripulación del atunero, secuestrado el 2 de octubre, fue puesta en libertad el martes. Según los piratas, la liberación se produjo tras acordarse un rescate de 3,5 millones de dólares (unos 2,3 millones de euros).

El Gobierno no ha querido pronunciarse sobre el hipotético pago y sostiene que ha trabajado dentro de la legalidad, aunque declaró que ha cooperado con el armador de la embarcación.