Público
Público

Las tripulaciones del equipo 'Telefónica' retornan al trabajo en Singapur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las tripulaciones de los VO70 españoles 'Telefónica Azul' y 'Telefónica Negro' están desde ayer casi al completo en Singapur tras el final de las fiestas de Navidad y fin de año. Mañana ya comenzarán los entrenamientos ante la segunda regata costera de la Volvo Ocean Race que se disputará el próximo día 10.

Parte de los tripulantes han estado pasando con sus familias en sus países de origen estas fiestas, pero en la base del equipo Telefónica en Singapur el equipo de tierra (mantenimiento) no ha parado ni un solo minuto durante todos estos días.

Tras la victoria del 'Telefónica azul' en la tercera etapa de la prueba entre Kochi (India) y Singapur, el objetivo del equipo está ahora en recortar la diferencia en la clasificación general con el líder, el 'Ericcson 4' de Torben Grael, situado a cuatro puntos y medio por delante del equipo español.

Pocas horas después de su llegada ayer la tripulación del 'Telefónica azul' volvía al trabajo. El pasado día 24 de diciembre los dos barcos eran sacados del agua y empezaron los trabajos de desmontaje de los mástiles y apéndices (quilla, timones y orzas) para hacer un control exhaustivo.

Ayer mismo se montaban de nuevo los mástiles de ambas embarcaciones y mañana volverán de nuevo al agua para empezar los entrenamientos a bordo.

El preparador físico del equipo, Iñigo Losada, también empezó ayer su tarea con las tripulaciones. Ha comentado al respecto que "los tripulantes deben recuperar la forma física que tenían antes de salir de Alicante. Para ello, estamos siguiendo un programa con tres etapas: en la primera nos centramos en una recuperación de la fatiga y vuelta a los hábitos alimenticios y de sueño. Después les hemos aplicado un sistema de entrenamiento con cargas ligeras, durante 5 o 6 días y terminaremos con un programa de musculación".

El navarro Xabi Fernández, trimmer y caña del 'Azul', ha pasado las Navidades con su familia en Singapur y señala que "ha sido una buena experiencia. Larraitz (su esposa) y Adur (su hijo) han estado conmigo y los que nos quedamos aquí tuvimos tres días de descanso y luego seguimos entrenando; ha sido duro volver al trabajo pero tenemos que prepararnos primero para la regata costera y luego para la cuarta etapa"

El santanderino Pablo Arrarte también se quedó en Singapur y era la primera vez que pasaba las Navidades fuera de casa y con calor.