Público
Público

Los tripulantes del pesquero vasco "Playa Bakio", "más tranquilos" tras su liberación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer oficial del pesquero vasco "Playa Bakio", Ignacio Abal, señaló esta noche a EFE-Radio que se sentían "más seguros y más tranquilos" tras ser liberado hoy el barco por sus secuestradores en aguas de Somalia, un "abismo de piratas".

El barco fue secuestrado el 20 de abril por un grupo de 10 piratas en aguas internacionales cerca las costas del país africano.

El gobierno español envió el 23 de ese mes a la zona la fragata Méndez Núñez y un avión de patrulla marítima y salvamento como medida de disuasión y protección de los 26 tripulantes, 13 españoles y 16 africanos

En la liberación de sus tripulantes ha sido importante la colaboración de Francia y Estados Unidos, según dijo en Lima hoy el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos

Abal calificó el primer momento de la liberación de "crítico y tenso" porque tenían miedo a marcharse "los tipos (secuestradores) por el miedo a que la fragata española les enviara un pepinazo (bombazo) desde las 22 millas a las que estaba".

"Esperaron a que cayera el sol y ahí se fueron. Ahora vamos rumbo a Seychelles acompañados de la fragata española Méndez Núñez, que nos da tranquilidad, porque esto es un abismo de piratas", añadió.

Añadió que "puede haber un pirata a 80 millas con una barca que te envía un pepinazo con un bazoca al puente, pierdes el puente y la vida". subrayó.

Como momentos más difíciles de la semana en la que han permanecido secuestrados Abal destacó "el del asalto y el de la retirada. Y los dos últimos días que se miraban y parecía que esto no avanzaba".

Señaló también que el trato que dispensaron a la tripulación los secuestradores fue en líneas generales bueno.

"Pero no se portaron muy bien. Te amenazaban y si te decían algo y no obedecías te hacían gestos de cortarte el cuello. Estábamos a su voluntad, no se podía hacer otra cosa", dijo.

Abal confirmó también que en el barco se encuentran unos 10 ó 12 infantes de marina de la fragata Méndez Núñez y que han hablado con las familias para que se tranquilizaran, cosa que, añadió, también hizo el armador.

Sobre el futuro, el marino señaló que va a seguir trabajando pero muy intranquilo, porque si no se toman medidas "esto se va a volver a repetir".