Público
Público

El triste final de la burbuja.com

Time Warner se deshace hoy de AOL, la joya de Internet con la que se unió en 2000

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ted Turner, entonces vicepresidente de Time Warner, dijo que el acuerdo era 'mejor que el sexo'. Y The Economist, una revista siempre escéptica ante todo tipo de burbujas, lo consideró 'un punto de inflexión' que iba a cambiar el mundo.

El acuerdo, de enero de 2000, suponía que America Online (AOL), una empresa del nuevo mundo de Internet, engullía por 160.000 millones de dólares (107.000 millones de dólares) nada menos que a Time Warner, venerable compañía del viejo mundo condenada supuestamente a desaparecer pese a contar con activos como CNN, HBO, Time y Warner Bros. La aventura termina hoy: Time Warner se deshace de su negocio más ruinoso, que ha costado 100.000 millones de dólares (67.000 millones de euros) a sus accionistas, y AOL deberá ganarse el pan sola. La ex joya de Internet empieza a cotizar mañana como compañía independiente.

La empresa vuelve a cotizar mañana. Su valor ha caído el 98,5% en 10 años

Como auguraba The Economist, el mundo ha cambiado mucho, sí, pero sobre todo para AOL. En enero de 2000, en plena burbuja punto.com, su valor en bolsa era de 165.000 millones de dólares, el doble que la moribunda Time Warner. Mañana, tras la segregación, volverá a la bolsa con un valor de apenas 2.500 millones. Ni siquiera estará en la primera división del parqué, sino en el modesto S&P MidCap 400 Index.

En esta década, los usuarios de AOL, que despuntó ofreciendo acceso a Internet y correo electrónico, han pasado de 30 millones a 6 millones. Y el número de trabajadores ha caído desde 18.000 a los 4.600 que quedarán tras la reestructuración en marcha.

El nuevo jefe de la compañía es Tim Armstrong, de 38 años, procedente de Google, que ha bautizado su plan como operación Everest. Los analistas coinciden en que lo tiene crudo. '¿Armstrong ha perdido el juicio?', tituló Wired.com cuando se cerró el fichaje.

'La fusión fue fruto de un exagerado optimismo', opina un analista

'El acuerdo de fusión fue fruto del exagerado optimismo que existía durante los años de la burbuja tecnológica', explica a Público Eric J. Savitz, analista tecnológico con base en Silicon Valley y columnista de la revista Barrons. 'La gran ironía', prosigue Savitz, es que 'Time Warner nunca necesitó a AOL porque tenía mejores contenidos y una red de distribución más importante'.

Steve Case, el gurú de AOL artífice del acuerdo, lo sigue defendiendo hoy: 'Estratégicamente, fue un movimiento acertado por ambas empresas', ha declarado estos días en medios estadounidenses. Eso sí, admite que 'la sinergia no funcionó como se había planeado'.

En 2002 ya se vio que la fusión llamada a hacer historia era un auténtico fiasco: la compañía perdió un récord de 99.000 millones y AOL desapareció del nombre oficial, que volvió a ser Time Warner.

Case, de 51 años, sigue haciendo negocios revolucionarios: acaba de vender Revolution Money, que se presenta como 'banda de revolucionarios' que cambiará la forma de pagar, por 300 millones. Su par Gerald Levin, el hombre de Time Warner fascinado por el gurú, ya no cree tanto en la red. Con 70 años, gestiona junto a su esposa un centro de terapias alternativas en California.