Público
Público

"Tristes pero útiles", es el sentir de los voluntarios Spanair que ayudan a las familias de las víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Tristes pero útiles". Así se sienten los cientos de voluntarios de Spanair que ayudan estos días a los familiares de los fallecidos en el accidente aéreo de Barajas y que se movilizaron en el momento en que se supo que "algo" estaba ocurriendo en el aeropuerto madrileño.

Según ha explicado a Efe la responsable del plan de emergencias de Spanair, Catalina Alorda, en cuanto se tuvo noticia de que había ocurrido un incidente en Barajas, que luego resultó ser un grave accidente con 153 fallecidos, las 564 personas inscritas como voluntarias en el plan se activaron inmediatamente.

Todos han recibido un curso preparatorio para casos de catástrofe, en el que se les enseña qué hacer para prestar primeros auxilios psicológicos, aunque, en la práctica, ellos también han tenido que ser atendidos por psicólogos dada la fuerte carga emocional que soportan estos días.

Alorda explica que en Madrid trabajan entre 130 y 150 de estos voluntarios ayudando a las familias, tanto en tareas psicológicas como logísticas.

Acompañar a los familiares a su llegada a Madrid y ayudarles en sus trasladados al pabellón de Ifema, a las misas y a los hoteles dispuestos por la compañía son algunas de sus funciones.

También organizan los viajes de vuelta a sus domicilios, sea por aire o por tierra -si ellos lo prefieren- e incluso se les facilita un chófer para que no tengan que conducir.

En Las Palmas hay, asimismo, una veintena de voluntarios, añade Alorda, que se encargan de recoger en el aeropuerto a las familias que vuelven a las islas.

Los voluntarios que atienden a los familiares, pertenecientes a todos los departamentos de la aerolínea, trabajan 24 horas, por lo que se tienen que relevar unos a otros para dar un descanso a los que llevan tiempo en esta labor.

Además, otras cien personas del centro de llamadas de Spanair, radicado en Palma, trabajan continuamente atendiendo las dudas y peticiones de los afectado, voluntarios que también requieren de asistencia moral.

Psicólogos contratados por la aerolínea se aseguran de que estén bien reuniéndose con ellos una vez al día, relata Alorda, quien añade que tres ya han vuelto a Palma después de llevar desde el primer día viviendo de cerca la tragedia ocurrida en Madrid.

En total, un grupo de 70 de estos profesionales de la psicología, que también atienden a las familias, trabajan en la capital, y un grupo más reducido en Las Palmas.

"Con esto no podemos conseguir que estén bien, pero sí atenderles en todo lo que podamos", relata Alorda visiblemente conmocionada por lo acaecido estos días.

Los afectados, según narra la responsable de emergencias, están haciendo llegar su agradecimiento a estos trabajadores de la aerolínea, por lo que ellos se sienten "valorados" y con la sensación de "estar haciendo un buen servicio humanitario".

Los trabajadores de Spanair se han volcado, dice Alorda, en el accidente, y muchos de ellos se han prestado para trabajar en los puestos que los voluntarios han dejado vacíos, incluso estando de vacaciones.