Público
Público

La troika da diez días a Grecia para que aclare sus cuentas

Los expertos de la UE y el FMI dejan el país por sorpresa por sus discrepancias con Atenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las conversaciones entre la troika formada por los expertos de la Comisión Europa, el BCE y el FMI y el Gobierno griego se interrumpieron ayer por sorpresa, introduciendo más incertidumbre sobre la situación de la economía helena y generando más tensión en los mercados. El comunicado oficial de Bruselas señaló ayer que los representantes de la troika abandonaron temporalmente Grecia para que las autoridades helenas dispongan del tiempo necesario para completar el trabajo técnico relacionado con el presupuesto del próximo año y las reformas estructurales impulsoras del crecimiento.

En principio, estaba previsto que la misión de la UE y el FMI estuviera en el país hasta el lunes. El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos, desmintió que se hubieran roto las conversaciones y, según explicó, se ha concluido un primer ciclo en las conversaciones que se retomarán el 14 de septiembre, cuando los expertos regresen a Atenas. Otros medios, sin embargo, aseguraron que existe un notable desacuerdo entre las dos partes sobre la necesidad de nuevas medidas y los datos económicos.

Hay un dato en el que Atenas y la troika están de acuerdo: el objetivo de reducir el déficit en el 7,6% este año no se va a cumplir. Como confirmó Venizelos, el PIB heleno se contraerá en torno a un 5% en 2011, en lugar del 3,8% previsto, lo que provocará que el déficit llegue al 8,5%.

Esta diferencia entre el objetivo de déficit y el que determina la coyuntura actual supondría recortes adicionales por valor de 1.700 millones de euros, según la troika, pero el Gobierno griego descarta la opción de nuevos recortes presupuestarios.

Por su parte, los expertos de la UE y el FMI creen que, de momento, Grecia no está persiguiendo rigurosamente sus objetivos. La troika opina que la recesión, que Atenas considera como principal razón del fracaso en la reducción del déficit, es solamente una parte del problema, y considera que las privatizaciones y las reformas laborales y de las pensiones acordadas en junio marchan más lentas de lo previsto.

La interrupción de las conversaciones se suma al reciente informe de la Oficina Presupuestaria del Parlamento, un órgano independiente y consultivo creado en 2010, en el que denunciaba la imposibilidad de gestionar el déficit estatal. Todo ello ha generado una cierta inquietud en el ambiente financiero en Grecia que ayer se tradujo en una fuerte caída de la Bolsa griega, que ayer perdió un 3,98% de su valor. En lo que va de año, el descenso se acerca al 37%.

Mientras, continúa la controversia en torno a las garantías adicionales que algunos países, como Finlandia, exigen directamente a Grecia para apoyar su segundo plan de rescate. El Gobierno finés busca un acuerdo con los demás países de la eurozona y también con el FMI, que también se opone tajantemente a esas garantías.