Público
Público

Las tropas españolas, en "alerta máxima" en Afganistán

"Se trata de la misión más dura y más arriesgada en la que han participado nunca las Fuerzas Armadas", ha dicho Chacón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Ver mapa más grande

 

'Tenemos la obligación moral de evitar que se cumpla lo que los talibanes quieren: que Afganistán siga siendo un lugar desde el cual extender el terror a todo el mundo y que las elecciones fracasen', afirmó la ministra de Defensa, Carmé Chacón. Lo ha hecho este viernes, durante su visita al cuartel general de la UME, situado en la base del Ejército del Aire en Torrejón de Ardoz (Madrid).

La titular de Defensa calificó como de 'alerta máxima' la situación de las tropas españolas desplazadas a Afganistán debido a la proximidad de los comicios del 20 de agosto. A esta circunstancia se añade que en las últimas semanas se han visto marcadas por un incremento de la violencia en todo el país. Sobre todo en la provincia meridional de Helmand, controlada por tropas británicas, y en la que hace dos días los talibanes asesinaron a 14 civiles, en su mayoría menores, que se sumaban a los tres soldados británicos fallecidos un día antes.

Para Chacón este momento es 'clave' para la evolución del país asiático, además de ser 'la misión más dura y más arriesgada' en la que las tropas se españolas se han visto envueltas.

En la actualidad, el contigente español situado al oeste del país, una zona mucho menos violenta que la ocupada por los británicos, es de unos 800 militares en misión estable. Además, durante las próximas semanas estarán allí destinados 400 soldados que forman el 'batallón electoral'. Este fuerza de refresco tiene el cometido de ayudar a las autoridades locales a garantizar unas elecciones 'libres y creíbles'.

Tregua electoral

En contraposición a esta situación de alerta, Jon Boone, corresponsal del diario británico The Guardian, informó hace dos días que el director de campaña y hermanastro del presidente, Wali Karzai y varios líderes insurgentes habían firmado un acuerdo por el que los talibanes retrasarán sus posiciones y permitirán a la policía y al ejercito afgano asegurar los colegios electorales, durante el día del comicio. Un portavoz de la OTAN se manifestó a favor de este pacto porque la Alianza Atlántica apoyará 'cualquier iniciativa que garantice la seguridad y permita a los afganos ir a votar'.