Público
Público

Las tropas israelíes abandonan una Gaza devastada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Nidal al-Mughrabi

Más soldados israelíes salían el lunes de la Franja de Gaza, tras una operación de 22 días contra Hamás mientras ambas partes mantenían el alto el fuego, permitiendo a unos conmocionados palestinos enterrar a sus muertos y comprobar los daños.

En el campo de refugiados de Yabalia, donde ha habido fuertes combates, no quedaba una casa indemne. Enormes montones de basura se pudrían en las calles, mientras los niños buscaban botellas de plástico vacías.

Fuentes políticas israelíes dijeron que la mayor parte de las tropas abandonarán el martes el empobrecido territorio costero, el mismo día en que se espera la visita del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Un portavoz del brazo armado de Hamás, con la cara tapada por un pañuelo palestino, prometió recuperar su arsenal de cohetes y otras armas, desafiando los esfuerzos de Israel o cualquier otro de acabar con el contrabando de armas.

"Haced lo que queráis, traer y fabricar las armas sagradas es nuestra misión y sabemos cómo adquirir armas", dijo Abu Ubaida en una conferencia de prensa.

Israel y Hamás declararon sendos altos el fuego el domingo, y el grupo islámico exigió al estado judío que se retire en una semana. Las tropas israelíes entraron en Gaza el 3 de enero para acabar con el lanzamiento de cohetes sobre su territorio, tras una semana de ataques aéreos.

Las excavadoras retiraban los escombros de las calles y la oficina central de estadísticas palestinas estimó que más de 22.000 edificios resultaron dañados o destruidos y que se requerirían al menos 1.900 millones de dólares para reparaciones.

Un responsable de Hamás en la Franja dijo que 5.000 casas, 16 edificios gubernamentales y 20 mezquitas fueron destruidas, además de 20.000 viviendas que quedaron con daños. Israel ha dicho que los milicianos usan las mezquitas como depósitos de armas.

CONMOCIÓN

Los palestinos emergieron de sus escondites, conmocionados ante la muerte de más de 1.300 habitantes de Gaza y por la amplia destrucción de viviendas e infraestructuras.

"Queremos una solución que garantice que los tanques israelíes no vuelven para matarnos", dijo la joven de 22 años Yehya Aziz.

Según responsables médicos palestinos, entre los muertos hay al menos 700 civiles. Israel, que acusa a Hamás de mezclarse entre la población y poner en riesgo a los civiles, dijo que cientos de hombres armados estaban entre los fallecidos.

Pero Hamás y otros grupos extremistas sostienen que 112 de sus combatientes y 180 policías están entre los muertos. Las víctimas mortales israelíes sumaban 10 soldados y tres civiles.

El líder de Hamás en Gaza, Ismail Haniyeh, reivindicó la "victoria popular" sobre Israel. En un discurso, calificó el alto al fuego de su organización como "sensata y responsable".

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, declaró cumplida la misión, indicando la existencia de esfuerzos diplomáticos por parte de Estados Unidos, Egipto y los países europeos para evitar el rearme de Hamás.

El rey Abdalá de Arabia Saudí anunció la donación de 1.000 millones de dólares para la reconstrucción en la Franja de Gaza. Israel reabrió tres cruces fronterizos para permitir el ingreso de más productos de primera necesidad para los 1,5 millones de habitantes del enclave costero.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea se reunirán con representantes de Oriente Próximo en dos encuentros separados en Bruselas esta semana para evaluar los efectos del conflicto, dijo el lunes la presidencia checa.