Público
Público

Las tropas rusas iniciarán hoy su retirada de territorio georgiano

Medvédev se compromete con Sarkozy, pero insiste en que sus "fuerzas de paz" sigan en Osetia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Moscú ha puesto, por fin, fecha al inicio de su retirada de Georgia. El domingo, durante una conversación telefónica entre el presidente ruso, Dimitri Medvédev, y su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, el mandatario ruso se comprometió a que a mediodía de hoy sus soldados empezarán a replegarse, cumpliendo así el plan de paz de la Unión Europea que Medvédev firmó el sábado.

Pero las tropas rusas no se retirarán del todo. Durante la conversación conSarkozy, confirmada por el Kremlin, Medvédev subrayó que las tropas rusas saldrán tanto del territorio georgiano controlado por Tiflis como de la región separatista de Osetia del Sur, pero que, en esta última, permanecerán las fuerzas de paz que desde hace años Rusia tenía desplegadas.

Esta concesión a Moscú, recogida en el quinto de los seis puntos del plan de paz, ha desagradado profundamente al presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, que ayer replicó en Tiflis que 'no se puede diferenciar entre fuerzas de paz y el resto de tropas rusas'.

'Medidas adicionales'

Este fin de semana se ha sabido, a través un comunicado del Elíseo, que Sarkozy envió el jueves una carta al presidente georgiano explicándole con precisión este aspecto del plan, que en el documento se define como 'medidas adicionales de seguridad' en Osetia del Sur una vez que se retireel Ejército ruso.

Éstas no sólo permiten el mantenimiento de las 'fuerzas rusas de pacificación', sino que les dan la posibilidad de patrullar varios kilómetros dentro del territorio georgiano limítrofe con Osetia del Sur, fuera de los centros urbanos principales, hasta la puesta en marcha de un 'mecanismo internacional' de vigilancia. Este mecanismo podría ser el despliegue de observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), sobre el que, según la nota oficial francesa divulgada ayer, tanto Medvédev como Sarkozy están de acuerdo.

El presidente ruso no dejó tampoco de recordar a Sarkozy la imperiosa necesidad de que Georgia cumpla estrictamente con lo acordado y repliegue también sus tropas hasta los puestos de emplazamiento inicial. Por su parte, el presidente francés advirtió a Medvédev de las 'consecuencias graves' sobre la relación de Moscú con la UE si la aplicación del plan de paz se demora.

Ya horas antes de la promesa de Medvédev, las tropas rusas habían empezado a reagruparse, en lo que parecían movimientos destinados a organizar la retirada.

El subjefe del Estado Mayor del Ejército ruso, Anatoli Nogovitsin, se cuidó ayer, sin embargo, de precisar que el repliegue será 'gradual'.

El sábado por la noche, los soldados rusos abandonaron el puerto de Poti en el mar Negro, no sin antes destruir la base naval de la Armada georgiana y varios buques militares atracados en el puerto.

No sucedió lo mismo con otras tres ciudades georgianas, Gori, Senaki y Zugdidi, donde los rusos mantenían el control, según el Ministerio de Exteriores de Georgia.

El anuncio de la retirada rusa fue recibido ayer con escepticismo por parte del Gobierno de Estados Unidos. 'Espero que esta vez hagan honor a su palabra', dijo la secretaria de Estado, Condolezza Rice, en una entrevista con la cadena NBC, en la que hizo notar que Rusia ya había prometido antes cesar sus operaciones militares en Georgia.

Las puertas de la OTAN 'están abiertas para Georgia'. La canciller alemana, Angela Merkel tranquilizó ayer en estos términos al presidente georgiano Mijaíl Saakashvili en Tiflis, donde había llegado para echar una mano a Sarkozy en su mediación entre Georgia y Rusia.

Pero Merkel no sólo intentó convencer de que esta guerra no influirá negativamente en la aspiración georgiana de ingresar en la Alianza. También agregó que la política de vecindad de la UE con Georgia será aún 'más activa' a partir de ahora.

Las palabras de la canciller alemana fueron muy bien recibidas por Saakashvili, pero lo cierto es que la oposición rusa al ingreso de la ex república soviética en la OTAN ha trabado seriamente el proceso de adhesión. De concluirse esta, el territorio que la Alianza tendría que defenderse de ataques externos, incluiría todo el territorio georgiano.