Público
Público

Trueba patina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fernando Trueba ha repetido constantemente durante esta semana que con El baile de la Victoria jamás quiso aburrir al espectador. Una declaración demasiado sospechosa. En el fondo, demasiado explícita. Y que se pone en duda al enfrentarte a los 130 minutos que dura el filme.

Porque no es sólo aburrido –que también– sino que llega a resultar cargante por su guión sin sentido, su carencia de ritmo, y un cierto empalago en algunas secuencias. Lo cierto es que la historia resulta poco creíble, en parte, porque parece que el director no ha hecho nada para que los espectadores ni los actores se la crean.

La película está basada en una novela de Antonio Skármeta. Una historia muy visual con personajes clásicos como el veterano ladrón admirado por todos, el joven ratero, la chica rara (muda, bailarina y traumatizada), la ex mujer cansada de esperar, un alcaide de prisión con tendencias pedófilas y el sicario de turno. Todo ambientado en el Chile pos Pinochet.

La trama gira en torno a un posible golpe. Pero el montaje no se entiende y surgen preguntas: ¿Cómo se conocen los personajes? ¿Por qué cabalgan por la playa? Desgraciadamente tampoco llegan a encandilar las dos historias de amor que la película presenta. Los personajes de Abel Ayala y Miranda Bodenhöfer transmiten más bien poco. Sólo Ricardo Darín llega a estremecer cuando, casi ‘a capela’, le canta a Ariadna Gil el bolero ‘El día que me quieras’.

Quizá lo peor para el espectador sea aguantar la endiablada verborrea de Ayala. No para durante dos horas. Incluso Darín a ratos le mira como diciéndole: ¿Por qué no te callas?

No le ha salido bien a Trueba la jugada. Vio en la novela una película y patinó. Quizá porque en ella no hay ningún aspecto con los que sí ha acertado antes el director. Para empezar, la cinta carece de humor, una característica que serpenteó por filmes como ‘Belle Époque’ o ‘La niña de tus ojos’. Por no hablar de algunas de sus primeras películas como ‘Sé infiel y no mires con quién’. La cinta carece de candor. Ese que sí tenían ‘Ópera prima’ y ‘El año de las luces’. Y no, Bodenhöfer y Ayala no son Jorge Sanz y Maribel Verdú. 

Director: Fernando trueba
Género: Drama
Reparto: Ricardo Darín, Abel Ayala, Ariadna Gil.
Duración: 130 minutos