Público
Público

El TS retira 15.000 euros de indemnización al dueño de un bar que estafó al juzgado

El hombre demandó a un vecino y ocultó al Juzgado su domicilio para que no pudiera defenderse y fuera condenado en rebeldía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo ha revocado una sentencia por la que el dueño de un bar fue indemnizado con 14.814 euros, tras haber demandado a un vecino y haber ocultado deliberadamente su dirección real para que no recibiera las notificaciones del Juzgado y fuera condenado en rebeldía.

La Sala de lo Civil ha estimado el recurso que presentó este vecino, Juan José G., contra la sentencia dictada en marzo de 2009 por el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Vigo, en la que se le condenó en rebeldía a pagar 14.814 euros al dueño de un bar por los daños que las obras de un piso del que era propietario causaron en el establecimiento.

El Alto Tribunal declara probado que el propietario del establecimiento, Manuel A.F., denunció a este vecino y ocultó su domicilio real. De este modo, hizo constar en la demanda un piso en Vigo que el demandado había puesto en alquiler, aunque sabía que su 'verdadera residencia' se encontraba en Pontevedra.

En demandas anteriores al mismo vecino Manuel había dado la dirección real

Manuel había interpuesto anteriormente una demanda de conciliación y una denuncia penal contra el mismo vecino, en donde sí señaló el domicilio de Pontevedra. Sin embargo, proporcionó al Juzgado otra dirección cuando le demandó por los daños de su bar, lo cual impidió que el reclamado recibiera las correspondientes notificaciones y pudiera defenderse.

El Juzgado y la Policía Local de Vigo intentaron infructuosamente contactar con el demandado, sobre quien finalmente se decretó su rebeldía procesal y recayó una condena a pagar la indemnización de 14.814 al dueño del bar.

La sentencia, con ponencia del magistrado Francisco Marín, recoge la jurisprudencia relativa a la 'maquinación fraudulenta' que permite la revisión de una sentencia cuando quien ejercita una acción judicial oculta 'maliciosamente' el domicilio del demandado, colocándole en una situación de indefensión. Por todo ello, el Supremo estima el recurso que presentó este vecino y rescinde totalmente dicha la sentencia condenatoria para que las partes usen su derecho según les convenga, en el juicio correspondiente.