Público
Público

Una tubería pierde 18.000 litros por hora

Un conducto de Barcelona ya perdiendo agua cuatro años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La capacidad para llenar tres piscinas olímpicas al mes. Ésa es la cantidad de agua que pierde a diario una de las principales tuberías que abastecen el área metropolitana de Barcelona. En total son, según el ayuntamiento de Badalona, 432.000 litros de agua potable los que se desparraman a causa de un escape que tiene ya cuatro años de antigüedad. Cifra que el departamento de Medi Ambient rebaja a los 216.000 litros diarios, unos 9.000 por hora. Además, apunta, el hecho de que el escape se mezcle con el agua procedente de la riera de Canyet, no potable, dificulta el cálculo absoluto de la pérdida. El conducto Cardedeu-Trinitat presenta la fuga en el término municipal de Badalona, cerca de la mina del Canyet.

La reparación que no termina

La filtración no podrá ser reparada hasta dentro de un año. Según Joan Compte, gerente de la empresa Aigües Ter-Llobregat (ATLL): 'Si hiciéramos la reparación ahora, dejaríamos sin agua a toda Barcelona'. Compte apunta que la tubería averiada es la arteria más vieja de todo el cinturón metropolitano. 'Se construyó hace casi 50 años, y parte del túnel está excavado en roca, cosa que dificulta su restauración', dice Compte. La cañería atraviesa la sierra Litoral hasta la estación distribuidora de La Trinitat y abastece a dos millones y medio de habitantes.

Según fuentes de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), en 2003 se empezó a trabajar en el desdoblamiento de la infraestructura. Afirman que se trata de un trabajo largo y complejo, pero sostienen que en el verano de 2009 la obra estará terminada y el escape, solucionado.

Aprovechar el agua

El Ayuntamiento de Badalona reclama medidas urgentes para terminar con la situación. Desde el consistorio han enviado tres cartas a ATLL, vinculada a la ACA, solicitando que las obras para reparar la avería se aceleren. Por lo pronto, el ayuntamiento de Badalona reutilizará el agua perdida para regar o limpiar, a través de camiones cisterna. Los vehículos empezarán a estar operativos en un par de semanas.

El derroche de fluido se empezó a detectar en 2005, cuando desde el Ayuntamiento de Badalona decidieron utilizar el agua de la riera del Canyet. Al analizar el líquido, se descubrió que contenía cloro, por lo que se dedujo que procedía de algún conducto para uso humano. Su procedencia era la cañería Cardedeu-Trinitat, por lo que el ayuntamiento se puso en contacto con ATLL. Desde entonces, cada día se tiran al mar miles de litros de agua.

Pantanos vacíos

La fuga de Badalona sale a la luz cuando las restricciones de agua para uso doméstico parecen inminentes y la sequía se extiende por todo el territorio español. A cien kilómetros de la filtración, el pantano de Susqueda se encuentra al 24% del total de su capacidad, un porcentaje que es la mitad que el año pasado. El de Sau, por su parte, no alcanza el 20%.