Público
Público

Túnez rechaza "cualquier injerencia" aunque se muestra "dispuesto a cooperar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Túnez 14 feb (EFE).- Túnez afirmó hoy que rechaza "cualquier injerencia extranjera" en relación con el éxodo de emigrantes ilegales tunecinos hacia Italia, aunque se mostró "dispuesto a cooperar" con los países europeos para frenar la salida de personas.

En declaraciones a la agencia oficial tunecina TAP, un responsable "autorizado" del Ministerio de Exteriores, cuyo titular dimitió el domingo, mostró su "asombro" por las declaraciones del ministro italiano de Interior, Roberto Maroni, quien dijo ayer que pediría autorización para desplegar policías italianos en Túnez.

"Al mismo tiempo que Túnez está fuertemente comprometida a preservar la relación de amistad y de cooperación con Italia y a promoverla, expresa su asombro ante esa posición", dijo la fuente a la agencia oficial.

Según el mismo responsable, las autoridades del Gobierno de transición tunecino están "dispuestas a colaborar" con el resto de países sobre esta cuestión.

"Túnez reitera su disposición a cooperar con los países hermanos para identificar las soluciones al fenómeno de la emigración clandestina", afirmó.

Cerca de 5.000 emigrantes ilegales, en su mayoría tunecinos, han llegado a la isla italiana de Lampedusa en los últimos días.

El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, tiene previsto viajar esta tarde a Túnez para entrevistarse con las autoridades del país.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton llegó esta mañana a Túnez y se prevé que aborde igualmente esta cuestión con los dirigentes del Gobierno de transición.

El ministro de Exteriores tunecino, Ahmed Unaies, presentó el domingo su dimisión, apenas dos semanas desde su nombramiento en sustitución de Kamel Morjane.

Nada más tomar posesión de su cartera como ministro, Unaies realizó una controvertida visita a Francia, donde se entrevistó con la titular de Exteriores gala, Michelle Alliot-Marie.

Esa visita desató la polémica en Túnez, ya que la ministra francesa había ofrecido a Ben Alí, en los peores momentos de la represión de la revuelta social tunecina, la "experiencia y el saber hacer" de la Policía de su país.

Además, tras la caída del presidente se desveló que Alliot-Marie había disfrutado sus vacaciones en el país magrebí utilizando un avión privado de un empresario próximo al régimen derrocado, lo que ha desatado igualmente las críticas en Francia.

De regreso de su visita a la antigua metrópoli, Unaies fue recibido entre las protestas de los funcionarios de su Ministerio, que le abuchearon y reclamaron su salida del cargo.