Público
Público

Turquía e Irak aceleran su colaboración antiterrorista tras las elecciones en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro turco del Interior, Besir Atalay, volará hoy a Irak para acelerar la colaboración entre ambos países y con Estados Unidos, en la lucha contra el grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), informaron hoy los medios turcos.

Se espera que Atalay sea recibido en Bagdad por su homólogo iraquí, Jevad Bolani, en una reunión a la que asistirá también el embajador de EEUU en Irak, Ryan Crocker, y mandos militares de las fuerzas de ocupación estadounidenses.

Se trata de la primera reunión trilateral de estas características desde que en 2006 fracasase el intento de establecer un mecanismo similar.

Los medios locales resaltan sobre todo que la cita se produce después de la elecciones presidenciales en Estados Unidos y recuerdan que el futuro sucesor de George W. Bush en la Casa Blanca, el demócrata Barack Obama, telefoneó el lunes al presidente turco, Abdullah Gül.

Según la prensa turca, Obama dijo a Gül que cree "correcto" que "Turquía use su derecho a la autodefensa en la lucha contra el terrorismo" del PKK.

Mañana, Ekrem Al Hakim, representante especial del primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, viajará a Ankara para negociar un acuerdo sobre seguridad bilateral con el gobierno turco.

Durante el próximo fin de semana, una delegación presidida por el representante especial de Turquía para Irak, Murat Özçelik, se desplazará a Bagdad para entrevistarse con delegados del ejército y del espionaje iraquíes.

Turquía demanda apoyo para aislar las bases del PKK en el norte de Irak de todo contacto y exige a Bagdad el control efectivo de las vías de aprovisionamiento a la cordillera de Kandil, donde se halla el comando central del grupo separatista kurdo; el bloqueo de los medios de comunicación ligados al PKK y el aumento de los controles de seguridad iraquíes cerca de la frontera con Turquía.

Según la cadena turca NTV, en la base de esta intensificación de gestiones diplomáticas entre Turquía, Irak y EEUU, se encuentra el hecho de que, a partir del próximo 1 de enero, el control del espacio aéreo iraquí será devuelto por Washington a Bagdad.

De este modo, Ankara deberá pedir permiso directamente a los iraquíes para realizar operaciones aéreas contra las bases del PKK en Irak, donde los turcos sospechan que se refugian entre 3.000 y 4.500 militantes del citado proscrito grupo armado, catalogado como organización terrorista por Turquía, EEUU y la Unión Europea.