Público
Público

Turquía pide a la Unión Europea quedar exenta de visados, como sus vecinos balcánicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, ha advertido hoy a la Unión Europea (UE) de que, si no concede la exención de visados a su país una vez satisfechas las mismas condiciones que las impuestas a los países balcánicos, aplicará "un doble rasero".

Hoy se ha celebrado en Bruselas una nueva ronda de negociaciones para la adhesión de Turquía a la UE, en la que se ha abierto un nuevo capítulo, el de medioambiente, lo que demuestra que el proceso avanza, ha afirmado el ministro sueco de Exteriores, Carl Bildt.

Sin embargo, Bildt ha aclarado que aún no se ha comenzado a negociar formalmente la liberalización de visados, lo que permitiría a los ciudadanos turcos entrar en la UE simplemente con un pasaporte en vigor.

En cambio, los ciudadanos de Serbia, Macedonia y Montenegro -países que están más retrasados que Turquía en sus aspiraciones de unirse a la Unión- pueden disfrutar de esta ventaja desde el pasado 19 de diciembre para el área Schengen (todos los Estados miembros de la UE a excepción de Reino Unido e Irlanda, junto con los extracomunitarios Islandia, Noruega y Suiza).

"Estamos dispuestos a cumplir todos los requisitos y, una vez cumplidos, ya no habrá ninguna excusa", ha afirmado Davutoglu en una rueda de prensa junto a Bildt.

Ha insistido en que "no hay excusa alguna para no conceder ese derecho también a los ciudadanos turcos" una vez se cumplan los requisitos impuestos por los Veintisiete.

En ese sentido, ha anunciado que "en uno o dos meses" se cerrará el acuerdo de readmisión de inmigrantes con la UE y ha mostrado su intención de acatar todas las exigencias técnicas requeridas por la UE, como la utilización de pasaportes biométricos.

"Nosotros esperamos que se pueda avanzar en esa parte del programa, pero son temas delicados e importantes", ha declarado el ministro sueco Carl Bildt, quien ha confiado en que "en los próximos años" se pueda también suprimir la necesidad de visados con Turquía.

El comisario europeo para la Ampliación, Olli Rehn, ha recordado que las condiciones "claves" para la exención de visados a los tres países balcánicos han sido el establecimiento de un sistema de control de fronteras integrado, el uso de pasaportes biométricos y el compromiso en la lucha contra el crimen organizado.

Aunque Rehn no continuará en su cargo a partir de febrero, ha garantizado que el Consejo de la UE aplicará "los mismos raseros" a Turquía que al resto de sus vecinos.

La apertura hoy de las negociaciones en el capítulo medioambiental, con el fin de adaptar las leyes turcas a la normativa comunitaria, supone la entrada en un fase "más exigente", lo que certifica que el camino para la adhesión "se allana", ha recalcado Bildt.

Quedan todavía por abrir otros capítulos importantes, como competencia, energía, educación o seguridad alimentaria.

La imposición de nuevas condiciones por parte de Chipre a la hora de abrir las conversaciones en cinco de los capítulos restantes obstaculiza el desarrollo de las negociaciones y ralentiza el ingreso de Turquía en la UE.

El bloqueo chipriota se debe a que Ankara se niega a abrir sus puertos y aeropuertos a las embarcaciones procedentes de Chipre, como debería haber hecho desde el ingreso de este país en la UE.

Turquía ocupa la parte norte de la isla, cuya independencia no ha sido reconocida internacionalmente.

"La UE se encontrará en una disyuntiva pronto", ha afirmado el ministro turco de Exteriores, que ha advertido de que la UE no debe sacrificar las ventajas estratégicas que aportaría el ingreso de Turquía por "cuestiones menores".