Público
Público

TV y computadoras aumentan los problemas mentales en niños

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Lynne Peeples

Más de dos horas diariasfrente a la televisión o la computadora podrían aumentar elriesgo de un niño de desarrollar problemas psicológicos.

Un equipo británico halló que ese efecto se mantuvoindependientemente de cuán activo sea el niño durante el restodel día.

"La actividad física es buena para la salud mental y físicaen los niños y existen evidencias de que la exposición a lapantalla está asociada con las conductas negativas", dijo ladoctora Angie Page, de la University of Bristol.

"Pero se desconoce si tener altos niveles de actividadfísica 'compensaría' el tiempo prolongado de exposición a lapantalla en los niños", añadió la autora.

El equipo de Page estudió a más de 1.000 chicos de 10 y 11años.

Durante siete años, los niños respondieron un cuestionariosobre cuánto tiempo pasaban por día frente a la televisión o lacomputadora, y preguntas sobre su salud mental, como losproblemas emocionales, conductuales y con pares. Con unacelerómetro se les midió la actividad física.

La posibilidad de sufrir problemas psicológicos importantesfue un 60 por ciento más alta en los niños que pasaban más dedos horas por día frente a una pantalla, comparado con los quelo hacían por menos tiempo, publica la revista Pediatrics.

En los niños que pasaban más de dos horas frente altelevisor o la computadora, la posibilidad se duplicaba.

Eso ocurrió independientemente del sexo, la edad, elestadio de la pubertad o el nivel educativo o socioeconómico.

Los problemas psicológicos aumentaban si los niños hacíanmenos de una hora diaria de ejercicio moderado. La actividadfísica no compensó las consecuencias fisiológicas del tiempoante la pantalla.

El equipo halló también que el tiempo de sedentarismo noestuvo asociado con el bienestar mental. "Lo importante seríaqué actividad se realiza en ese tiempo", dijo Page, al destacarla ausencia de efectos negativos de actividades como la lecturay las tareas escolares.

Con todo, los autores admiten varias limitaciones delestudio, como la posibilidad de que un niño no recordaracorrectamente sus actividades al responder el cuestionario.

FUENTE: Pediatrics, online 11 de octubre del 2010