Público
Público

TVE deja sin editorial a Mariló Montero

La presentadora de 'La mañana de La 1' señaló la semana pasada en su espacio de opinión que no estaba demostrado que “el alma no sea trasplantada con los órganos” en relación a la decisi&oac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El programa La mañana de La 1, que presenta Mariló Montero, no volverá a incluir el tradicional espacio de opinión en el último segmento de cada edición en el que la presentadora se expresaba sobre algún acontecimiento de la actualidad informativa. TVE ha decidido prescindir de este espacio apenas una semana después de que Montero revolucionara las redes sociales tras afirmar sentirse aliviada porque los órganos del presunto asesino de El Salobral no serían donados . “No está científicamente comprobado si ese alma está trasplantado también en ese órgano', aseguró.

La supresión del espacio de opinión de Mariló Montero coincide con otros cambios en el programa sobre los que TVE ha rehusado hacer ningún tipo de declaración. La tertulia, bloque que precedía a la editorial y que se emitía de 13.30 a 14.00 horas de la tarde, se emite desde este lunes de 11.30 a 12.00 horas. En el programa de este lunes, la presentadora ha dedicado los últimos segundos del programa al huracán en Estados Unidos obviando el tradicional segmento de opinión.

El martes de la semana pasada, la presentadora sorprendió a la audiencia y escandalizó a las redes sociales con el siguiente comentario: “¿Alguien querría recibir el pulmón, el hígado, el corazón, de otro que ha quitado vidas? ¿Pasa algo por llevar el órgano dentro de ti de alguien que ha matado a otros? ¿Qué quieren que les diga? Yo no puedo negarles que he sentido tranquilidad al saber que los órganos de este hombre no van a dar vida a nadie, sinceramente. Yo no querría esos órganos”.

La cadena pública ha rehusado hacer declaraciones sobre estos cambios

El revuelo ocasionado por Montero fue de tal magnitud que la Organización Nacional de Transplantes se apresuró en aclarar que ni los riñones, ni el corazón, ni el hígado 'transmiten absolutamente nada de la experiencia vital del donante'. 'Las consideraciones éticas o filosóficas sobre la vida que haya podido llevar un donante no proceden ni están recogidas en ninguna legislación', ya que 'no tienen que ver con el estado de los órganos', señaló entonces Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes.

Un día después de estas declaraciones de Montero, la presentadora pidió disculpas y aclaró que sus afirmaciones no reflejaban la opinión de la televisión pública: 'Siento enormemente que Televisión Española se vea otra vez comprometida por una acción mía, pero he de defender que soy donante, que mantengo la opinión de mi duda y que me gustaría comprobar con tiempo si eso es así'.

De poco sirvieron las disculpas de la presentadora. El jueves, TVE prefirió sustituir el espacio de Mariló Montero para promocionar el 30 aniversario del programa religioso Pueblo de Dios. El viernes volvió a recuperarlo, pero sería la última vez.

La polémica de la transmisión del alma en los órganos no ha sido la única generada recientemente por la presentadora de La mañana de La 1. El pasado 10 de septiembre, Mariló Montero protagonizó una dura entrevista a su compañera de cadena Anne Igartiburu con motivo del estreno del nuevo programa de la segunda, +Gente.

Montero arrancó la entrevista preguntando a Igartiburu si se sentía “oxidada” o si “tenía miedo” de arrancar una nueva etapa tras tantos años presentando el mismo programa. A raíz de estas preguntas, y ante el desconcierto de Igartiburu, la tensión entre ambas presentadoras fue creciendo hasta que Montero preguntó sobre los colaboradores del programa, en concreto sobre la participación de Carmen Lomana. “¿Hará sección de cultura? ¿Qué es cultura para Carmen Lomana?”. Algo que pareció molestar a Igartiburu que primero explicó que se ocuparía de las “tendencias”.

Finalmente, la entrevista finalizó con Mariló Montero preguntando a Anne Igartiburu si se había sentido incómoda a lo largo del programa: “Parece que estás enfadada, Anne, hija, que estás hablando conmigo, te veo como con tensión”.