Público
Público

TVE quiere ser un referente de calidad

Dirigentes de la televisión pública abogan por la pluralidad, frente a la amenaza de un "oligopolio mediático"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En un contexto de multiplicación de la oferta televisiva y de aumento de la competencia, la directora de TVE de Catalunya y de La 2, Montse Abbad, quiere apostar por la calidad y no obsesionarse por la audiencia, sino por el cumplimiento de sus objetivos de servicio público.

Abbad hizo estas declaraciones ayer en Barcelona, en el marco de un congreso sobre los retos de la televisión pública, organizado por la asociación Telespectadors de Catalunya. Afirmó además que el ente público debe ser 'un referente de credibilidad'. La nueva directora de La 2 insistió también en que 'la producción propia debe tener un peso importante en el conjunto de su programación'. 'Nuestra obligación de servicio público hace que se deba apostar por lo cualitativo', añadió. Abbad subrayó el liderazgo de los informativos de La 1 para justificar esta estrategia.

Montse Abbad, directora de La 2, defiende el papel de servicio público

Por su parte, Josep M. Casasús, periodista y decano de la facultad de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, consideró que el estudio de la audiencia no debe limitarse a aspectos cuantitativos. 'Hay que mejorar el conocimiento de la audiencia y sus necesidades', afirmó. Abogó también por una gestión más 'participativa' y no tan partidista de la televisión pública.

En el mismo sentido, Josep Manuel Silva, miembro del consejo de administración de RTVE, apuntó que la televisión pública debe apostar por el pluralismo político y social para conseguir ser un símbolo de 'prestigio y fiabilidad'. Consideró también que la fusión de cadenas de televisión amenaza con generar un 'oligopolio mediático', que conllevaría una disminución del pluralismo. En su opinión, esta situación justifica aún más la existencia de la televisión pública.

Silva, miembro del consejo de RTVE, plantea recuperar los patrocinios

Los debates se centraron también en la financiación de la televisión pública. El 30 de septiembre pasado, la Comisión Europea exigió a España la supresión de las tasas sobre los ingresos de las empresas de telecomunicaciones. Silva se mostró partidario a título personal del regreso limitado de la publicidad en la televisión pública, por ejemplo con patrocinios. Casasús, por su parte, evocó el modelo de la BBC, en el cual existe un cánon sobre los televisores, de unos 170 euros anuales. Varios ponentes cuestionaron sin embargo la posibilidad de implantar este sistema en España.